PEMEX tendrá participación en cuatro contratos de aguas profundas

CDMX.- Petróleos Mexicanos (Pemex) firmó cuatro contratos para la exploración y extracción de hidrocarburos, uno con Shell, otro con las empresas Chevron e Inpex y dos de manera individual. Se trata de bloques en aguas profundas del Golfo de México, licitados por la Comisión Nacional de Hidrocarburos en la Ronda 2.4.

En los bloques 5 y 18, Pemex es el operador con 100% de participación. Dichas áreas se localizan en las provincias geológicas Cinturón Plegado Perdido y Cordilleras Mexicanas, y cubren una superficie de 2,733 y 2,917 kilómetros cuadrados, respectivamente.

Respecto del bloque 2, Petróleos Mexicanos participa conjuntamente con Shell, con una participación de 50%, siendo la compañía angloholandesa el operador del consorcio. Este bloque se ubica en la provincia geológica de Perdido del Golfo de México, y abarca una superficie de 2,146 kilómetros cuadrados. Esta alianza con Shell permitirá a Pemex iniciar una relación de negocios con una de las empresas de mayor experiencia y liderazgo en la industria internacional, según Pemex.

En relación al bloque 22, Pemex participa con un porcentaje de 27.5% junto con la estadounidense Chevron y la japonesa Inpex. Esta área se ubica en la provincia geológica Cuenca Salina y abarca 2,879 kIlómetros cuadrados. Los estudios preliminares del bloque sugieren que el hidrocarburo esperado corresponde a crudo pesado.

La adjudicación de dichas áreas fortalece el portafolio de exploración de Pemex, ya que le permitirá continuar con la exploración del Golfo de México.

Los contratos fueron firmados por el director general de Pemex Exploración y Producción, Juan Javier Hinojosa Puebla; el director de Shell en México, Alberto de la Fuente; la directora de Chevron México, Evelyn Vilchez, y por parte de Inpex México, el director general Ryo Manabe.

Los cuatro nuevos contratos permitirán explorar de manera conjunta en aguas profundas, donde la empresa productiva del Estado ha demostrado capacidades técnicas y operativas, ahora compartiendo riesgos tecnológicos y financieros.

 

 

EL ECONOMISTA

nlx

Comments

comments