Paulo Dybala, una cara y sonrisa que bien vale la pena ir a ver al estadio | La Opinión de Poza Rica