Paulina Rubio, gitana sin fronteras

CIUDAD DE MÉXICO.- Hay prioridades, dicen por ahí. Las de Paulina Rubio se llaman Andrea Nicolás y Eros. Sus hijos. Y son la respuesta más concreta al por qué no hacía un disco desde Bra­va!, en 2011. La Pau lo llama regeneración. Pero sólo en el lado maternal y familiar, porque todo el que la sigue sabe que La Chica Dorada es rebeldona.

“Nací para hacer esto”, dice en entrevista con Ex­célsior. “Mi mamá (Susana Dosamantes) me educó muy gitana. Somos muy gitanos. Sobre todo me he dedicado a estar con la familia. Mis prio­ridades han cambiado. He estado, literalmente, regene­rándome”, agregó la mexica­na, de 47 años.

Evitó hablar a toda costa de los problemas que en­frenta con su expareja Ge­rardo Bazúa, padre de Eros, de apenas 2 años y de quien se separó a principios de este año.

Y en su nuevo disco, Deseo, Pau tiene dos ro­las de desamor: Hoy eres ayer Si te vas.

Se le cuestionó si su reciente ruptura la lle­vó a crear este tipo de temas y si se volvería a enamorar, luego de que también ha experimentado el dolor sentimen­tal al tronar re­laciones largas con Ricardo Bofill (1995 a 2014) y con Colate (2007 a 2012), sus exparejas.

“Ahorita estoy feliz. La verdad creo que es un mo­mento en el que hay cam­bios que son muy positivos. Estoy muy bien en mi piel. ¡Sí me voy a volver a ena­morar! Ahorita estoy enamorada de mis dos niños, de mi público; estoy regenerán­dome, volviendo con más fuerza en mis canciones y mi pues­ta en escena. Pero sobre todo están mis niños”, insistió.

Su vida personal es puerta cerrada al ojo público. Se ha hablado tanto que una posi­ble bioserie de su vida no es un proyecto que se vea des­cabellado. Incluso, ella dice que lo ve muy viable, así como lo han hecho colegas como Luis Miguel y próxima­mente Alejandra Guzmán.

No siempre se le ve en México. Reside en Miami. Sin embargo, no se le olvida lo chilanga. Ayer moría por una torta y juró que se la iba a “chingar”. Antes pidió su juguito verde para amarrar la mañana y seguir promo­viendo Deseo y sus 11 cancio­nes que grabó en solitario y en conjunto con Juan Magán (Late mi corazón) y Morat (Mi nuevo vicio). Su próxi­mo sencillo será Suave y su­til, cuyo video será lanzado mañana.

El título de su disco tiene muchas aristas. Una de ellas tiene que ver con autodeno­minarse gitana y sentir que, como ser humano, tiene de­recho a ser libre y cruzar fron­teras sin limitantes.

“Deseo que no haya pa­saportes ni desunión. Que a la mujer le paguen igual que a los hombres, que todas las chicas que se sientan mal sepan que hay mucho amor para ellas y no tienen por qué sentirse así. Que se promueva la igualdad.

“Que no nos divida la po­lítica, porque los últimos meses (proceso electoral) vi mucha desunión. Ahora es cuando más se tiene que le­vantar la voz. No hay que sen­tarnos y sólo decir que todo es una porquería. Hay que sentir la esperanza y apoyar el cambio”, explicó sin dar posturas particulares.

Se hará un tour mundial con Deseo, y prisa no tiene por dar a conocer las fechas. México será donde arranque y pidió a todos que no se con­formen porque vienen más proyectos y canciones de La Chica Dorada.

 

Excelsior

Comments

comments