Paulina Dávila enamora a ‘El Sol’

CIUDAD DE MÉXICO.- Para la colombiana Paulina Dávila, el poder unir sus dos grandes pasiones: la actua­ción y las artes visuales —ca­rrera de la que se tituló—, en un proyecto es algo que nunca se imaginó, pero ahora es su realidad en Luis Miguel, la se­rie, en la que da vida a la fotó­grafa Mariana Yazbek, primer gran amor de El Sol.

“Hay cosas que nunca te abandonan y mi corazón busca lo que me gusta, siempre estoy dibu­jando, pintando, es­cribiendo, haciendo proyectos que sé que en algún momento ser­virán como una docu­mentación de mi vida.

“En este momento soy ac­triz, pero también tengo cla­ro que disfruto otra faceta en la que he cosechado mu­chos frutos, hacerme la loca es como negar parte de mí, por mi carrera he abrazado la fotografía, así que entien­do esa sensibilidad de este personaje y bueno, cuando la vida te da limones, aprende a hacer limonada”, comentó a Excélsior.

Para la actriz, interpretar a una persona que existe y fue deter­minante en la vida de uno de los ico­nos de la música en México es una res­ponsabilidad muy grande, por lo que se lanzó a conocer­la y platicar con ella.

“No sabía que fue novia de Luis Miguel, no había hecho esa relación, pero sí conocía a la fotógrafa porque hizo un proyecto que a mí me pareció muy lindo, retrató actrices, y fue exhibido en Chapultepec, me llamó la atención y vi su nombre, es decir, ya la tenía en el mapa y lo curioso es que me tocó interpretarla, así es la vida y el destino.

“El encuentro fue ca­sual, una noche nos to­mamos una botella de vino y hubo mu­cha cordialidad y espontaneidad. No le pregunté nada, más bien esperaba que me platicara lo que quisiera y para mi sorpresa fue muy abierta, siento que había una especie de acuerdo como de confidencialidad implícita, ella sabía que utilizaría esa in­formación personal para en­riquecer el personaje. Es muy sencilla, una mujer que tiene una energía muy particular, muy llamativa”, recordó.

En su tierra, desde 2011, comenzó a hacer cortome­trajes y comerciales, sin em­bargo, fue un año después que la des­cubrió el director mexicano Fernando Frías y la incluyó en el elenco de la cinta Rezeta y a partir de ahí, se convirtió en una ciudadana del mundo, cliché que no le gusta, pero que mejor la define.

“Soy colombiana, es cier­to, pero vivo aquí desde hace cinco años, he estado en Es­paña y también en Estados Unidos, estoy en todos lados, aunque no descuido mi tie­rra porque no quiero dejar de tener motivos para ir allá. Mi idea es expandirme, si me in­vitan a hacer una serie en Bra­sil, ahí estaré.

“En esta época tenemos esa facilidad de mandar las pruebas por in­ternet o tras­ladarnos rá­pido, eso se soluciona, la situación es que sean pro­yectos que me interese y es­tar en todo el mundo eso es lo que persigo. Me gusta mucho cambiar, reinventarme, no puedo estar mucho tiempo en un solo lugar, me gusta la aventura”, explicó.

En ese sentido, la actriz comentó que pondrá espe­cial atención para elegir su próximo proyecto, pues casi simultáneamente estrena dos series importantes.

“Hoy se estrena Aquí en la tierra y el 22 Luis Miguel, la serie, dos proyectos tremen­dos, grandísimos, que me llenan de satisfacciones, son dos trabajos muy importantes para mí, que salieron casi si­multáneamente, muy distinta una de la otra, pero estoy ena­morada de las dos, a veces no es tan fácil trabajar en cosas que te gustan, pero justo estos dos son trabajos que vería.

“Quiero ser muy cuidado­sa con lo que escoja, por el momento estoy feliz y satisfe­cha con lo que he logrado”, concluyó.

Excelsior

 

Comments

comments