Patti Smith lidera un Hay festival que eleva la voz de las mujeres

Patti Smith vuelve a México estos días, justo un año después de su última visita, esta vez como invitada del Hay festival, que celebra su tercera edición en Querétaro. Vuelve la gran poeta del punk y no hay concierto a la vista. El Hay ha programado una charla, conferencia, diálogo el sábado por la mañana y luego, por la noche, un recital de poesía: quién sabe cómo acabará. Es, desde luego, uno de los momentos más esperados del fin de semana.

El festival empieza este jueves y acaba el domingo. Entremedias, decenas de eventos con escritoras, periodistas, músicos y poetas. La voz de las mujeres primará en esta edición del festival, que dedica dos mesas de discusión al movimiento #Metoo. También aparecerán el nobel de Química Venki Ramakrishnan y la mexicana Alma Guillermoprieto.

Este jueves por la tarde, Lydia Cacho y el director de EL PAÍS AMÉRICA, Javier Moreno, mantendrán un diálogo con el tema de la igualdad de género de fondo. Hace apenas unas semanas, el Comité de Derechos Humanos de la ONU dio la razón a Cacho, reconociendo las violaciones cometidas en su contra en 2005, cuando fue detenida y torturada en México, a raíz de la publicación de su libro Los Demonios del Edén.

El viernes, la nueva responsable del Fondo de Cultura Económica, Margo Glantz, conversará con la escritora argentina Elsa Osorio, autora de Cielo de Tango y Callejón con Salida. También el viernes, Lydia Cacho se subirá al escenario del Teatro de la República junto a la nobel de la Paz, Shirin Ebadi. La abogada iraní, galardonada en 2013, fue la primera mujer musulmana en ganarlo.

Es el tercer año del HAY en Querétaro, después de otros tantos en Xalapa, la capital de Veracruz. En 2015, la organización del festival se vio obligada a cancelarlo ante el alud de peticiones de escritores e intelectuales, críticos con la ola de violencia que azotaba al estado, entonces bajo el mandato de Javier Duarte. Hoy, Duarte está en prisión, acusado de lavado de dinero y asociación delictuosa y el HAY goza de un nuevo florecer en la tranquila Querétaro, uno de los centros industriales más importantes del país.

A las 10.30 del sábado, Smith se subirá al escenario del Teatro de la Ciudad junto a Diego Rabasa, responsable de la editorial Sexto Piso. La artista frente al público, desprovista del micrófono, desprovista, al menos, de su música: en esta ocasión se trata de hablar. La última vez que lo hizo en México fue en el Café La Habana de la capital, en septiembre del año pasado. El Café La Habana, núcleo bohemio, identitario, de los realvisceralistas de Roberto Bolaño, retratado en la primera parte de una de sus obras maestras, Los Detectives Salvajes.

No es ningún secreto que Smith ha hecho de la obra de Bolaño su propio evangelio. En 2011 acudió incluso a Girona, a la inauguración de una calle dedicada al escritor. Smith cantó Wing: I was a wing, in heaven blue… La visita del año pasado a México ocurrió en ese contexto. No fue sólo el evento del Café La Habana. En esos días, Juan Villoro leyó el poema que la artista dedicó al escritor chileno, Hecatombe. Esta vez, en Querétaro, lo leerá Alma Guillermoprieto.

Rabasa frente a Smith. La autora, superviviente de aquel Nueva York ególatra de finales de la década de 1960 y principios de 1970, la ciudad de Warhol, Lou Reed, The Velvet Underground, Television, el vértigo interminable, imperio del ya y el ahora, frente a su pasado. ¿Qué le preguntas a esta alturas a alguien así? Dice Rabasa: “Me causa mucha intriga su relación con la literatura y las artes, porque el mundo en que ella se desarrolló ya no existe. En aquel entonces vivían muy cerca de la realidad y no estaba tan avanzado este asunto despiadado de la mercantilización, que engulle todo, incluído el arte… Le preguntaría cuál es su postura actual respecto a su trabajo, si tiene todavía un vínculo tan próximo con su entorno concreto, o guarda una distancia mayor”.

Rabasa participa en varias mesas, una con los autores de un libro de crónicas sobre el terremoto que asoló el centro de México hace casi un año, Tiembla, publicado hace unos meses en Almadía. También presenta un documental sobre el temblor, junto al fotógrafo Santiago Arau, que desde hace unos años muestra la capital a sus vecinos a vista de drone. Arau es un experto en fotografía aérea.

El País

Comments

comments