¡Palaperos hicieron su agosto!

Martínez De La Torre, Ver.- Los altos los precios en hoteles, balnearios, restaurantes y palapas durante el periodo vacacional de Semana Santa provocó malestar entre los miles de vacacionistas que arribaron a los municipios de la zona, quienes pidieron a las autoridades poner atención, pues para las vacaciones de verano pudieran no regresar.

Desde el inicio del periodo vacacional, se tuvo una fuerte presencia de turistas en las playas de Costa Esmeralda del golfo en el municipio de Tecolutla, San Rafael, Nautla y Vega de Alatorre, las cuales normalmente durante las temporadas vacacionales presentan una importante afluencia de visitantes, lo que es aprovechado por algunos palaperos y otros prestadores de servicios que buscan hacer su “agosto”, ya que solamente por rentar una mesa con 4 sillas, la gente tiene que pagar hasta 200 pesos, más un consumo mínimo.

Sobre el tema, Luis Luna Valdez, acompañado de su esposa, dos hijos, su suegra y un primo del estado de Puebla, comenta que es la primera ocasión que llegan a las playas de la zona, y a pesar de no conocer cuáles son realmente los precios de las palapas, consideró que pagar 200 pesos para sentarse era demasiado, por lo que optaron por comprar una sombrilla y colocarse en algún lugar.

En lo que respecta a las condiciones de la playa, dijo que las veía aptas para estar en ellas, ya que no notó basura y sí presencia de seguridad y cuerpos de emergencia y auxilio que están al pendiente de cualquier situación que pudiera presentarse.

Es así como cada año y temporada vacacional, los palaperos buscan aprovechar la gran cantidad de turistas, incrementando sus precios, aunque al parecer ahora más, al cobrar hasta 200 pesos y un consumo mínimo para tener un “buen” lugar.

La playa de Casitas es una de las paradas obligadas entre los bañistas que disfrutan de las cálidas temperaturas de Costa Esmeralda del golfo. Durante mucho tiempo ha sido considerada como una de las más tradicionales y conocidas de la zona costera, pero esta fama también conlleva malos comentarios, generados por los abusos de parte de palaperos y prestadores de algunos servicios.

De esta situación se quejó María Luisa Campos Bertín, quien viajó desde el estado de Tlaxcala junto con varios amigos para disfrutar de las playas, pero en Monte Gordo, municipio de Tecolutla, encontró que la renta de una mesa pequeña con 4 sillas de plástico es de 150 pesos, lo cual no se les hizo caro, ya que el resto de la inversión en alimentos y bebidas corrió por cuenta propia.

Aseguró que solo buscándole bien dieron con la palapa que ofrece sombrillas más baratas, ya que en su primera opción les querían cobrar 200 pesos; sin embargo, a diferencia de su segunda opción, donde les querían cobrar lo mismo, tuvieron un buen trato de negociación; pero en la zona costera no hay quién se salve de recibir un precio injusto.

Comments

comments