Padre e hijo mueren aplastados por un tractor en la comunidad de Venustiano Carranza, Tihuatlan

Padre e hijo murieron aplastados, luego de que el tractor en el que regresaban a su domicilio volcara al perder una llanta, mientras subían una pronunciada pendiente; la esposa del joven, quien viajaba con ellos, resultó lesionada de gravedad.

Los ahora occisos fueron identificados como Alfredo Pacheco, de 42 y 19 años de edad, ambos del mismo nombre, con domicilio en la comunidad de Venustiano Carranza, Tihuatlán, comunidad ubicada sobre la carretera Chichimantla-Xocotla.

La doble tragedia ocurrió al regresar de un baile popular llevado a cabo en el auditorio de la comunidad mencionada, todo pudo derivar debido a que el tractor agrícola marca Massey Ferguson, color rojo, perdió una llanta, por lo que perdieron el control y volcaron de manera mortal. Al joven de 19 años una de las llantas le aplastó y destrozó la cabeza.

La esposa del hijo, quien viajaba con ellos, resultó lesionada de gravedad y fue trasladada a un hospital por paramédicos de Cruz Roja Tihuatlán, cuyos elementos acudieron al accidente de manera inmediata, a pesar de la lejanía de la comunidad.

Alrededor de las 02:30 horas de ayer, vecinos se percataron de lo sucedido y se acercaron para brindar la ayuda necesaria, pero prácticamente confirmaron la muerte del padre y su hijo; el menor que iba con ellos se quejaba de lesiones en el cuerpo.

Familiares y vecinos no daban crédito a lo sucedido, mencionando que no lo podían creer, debido a que todos los días subían la misma pendiente en el tractor que ocupaban para trabajar en su parcela, aunque es importante señalar que la calle (pendiente) se encuentra en pésimas condiciones.

Finalmente al lugar arribó la Policía Ministerial de Tihuatlán, personal de la Subdelegación de Servicios Periciales para llevar a cabo las diligencias correspondientes y realizar el levantamiento de ambos cuerpos, trasladándolos al Servicio Médico Forense para que les practicaran la necropsia de rigor y que sean reclamados por familiares para que les brinden cristiana sepultura.

POR LUIS SAN JUAN TRUJILLO
GRÁFICA ENRIQUE GONZÁLEZ MORALES

Comments

comments