Paco León hará arder a Madrid

CIUDAD DE MÉXICO.

La vida de excesos y desen­freno que vivió Ava Gardner en la España de 1961, jus­to en la época del Franquis­mo, es llevada a la pantalla chica en Arde Madrid, tele­serie producida, dirigida y actuada por el actor español Paco León, quien además de haberse hecho un lugar en la industria ibérica gra­cias a proyectos como Dieta mediterránea, Embarazados o Kiki, el amor se hace, está a punto de estrenar en 190 países la serie La casa de las flores, donde le da vida a un abogado transexual.

“No es un biopic sobre Ava Gardner, de hecho eso que­da en segundo plano. El pun­to de partida de la historia es un encargo que le hace la Sección Femenina de Fran­co a Ana Mari (Inma Cuesta), una trabajadora muy recta a la que le piden que entre a trabajar como criada a la casa de Gardner, algo que era muy habitual en esa época, para que haga informes de lo que ahí pasa.

El espectador entra a la casa de Ava Gardner a tra­vés de los criados y por me­dio de ellos conocemos esa vida de desenfreno que tuvo la actriz en España, país en el que vivió por 12 años”, expre­só en entrevista exclusiva con Excélsior Paco León.

Filmada en blanco y negro durante 12 semanas en la capital española, en Arde Madrid el papel de Ava Gardner es interpretado por la neoyorquina Debi Mazar, a quien Paco León contactó a través de Instagram.

En la serie se aprecia­rá cómo Ava Gardner puso de cabeza a todo Madrid –incluso al entonces exilia­do presidente argentino Juan Domingo Perón, quien cu­riosamente fue su vecino en el edificio donde ella vivía–, con todas aquellas reuniones clandestinas a las que asis­tían personalidades como Frank Sinatra, Sophia Loren, Lola Flores, Carmen Sevilla y Lucía Bosé, por mencionar sólo algunos.

“Ava Gardner era un per­sonaje muy incómodo en Madrid, pues se saltaba todas las normas de la época. Era esa Dolce Vita madrileña, era una fiestera muy grande, que tomaba muchísimo y que se acostaba con todo el mundo.

Era una estrella americana (sic), entonces una america­na que podía hacer esas co­sas, pues era libre de hacer lo que quisiera; sin embargo, hubo un momento en el que a Ava Gardner ya no la deja­ban entrar en los sitios, la cosa se puso complicada y enton­ces decidió irse a Londres”, complementó Paco León.

En Arde Madrid, que tendrá su premier mundial en la próxima edición del Festi­val de Cine de San Sebastián para después estrenarse en noviembre el canal de pago Movistar+, Paco León inter­preta a Manolo, el chofer de Ava Garder y con el que Ana Mari (Inma Cuesta) finge una historia de amor para po­der infiltrarse en la casa de la actriz estadunidense, quien fue nominada en 1954 a un Globo de Oro por su trabajo en La noche de la iguana.

“Inma Cuesta hace un tra­bajo maravilloso y precioso. Aquí la hace de una Tía Tula, de una señorita Rottenmeier (personaje de Heidi), así como muy seca, muy virgen, coja y católica. Mi personaje y ella tienen que fingir un matrimo­nio y ahí empieza ese amor y odio, en donde cada uno em­pieza a encontrarse.

Ella descubre, a través de Ava Gardner y de toda esa sensualidad que se vive en esa casa, su propia femini­dad y el sexo”, compartió el actor, quien mantiene en la vida real una relación amoro­sa con Anna Rodríguez Costa, guionista de Arde Madrid.

Mientras llega el estreno de Arde Madrid, Paco León estrenará La casa de las flo­res, serie original de Netflix en la que interpreta a Maria José, una abogada transexual que tiene un pasado y un hijo jun­to a Paulina, papel que reali­za la actriz mexicana Cecilia Suárez.

Para este proyecto, el es­pañol fue invitado por el di­rector Manolo Caro, quien ha estado detrás de Elvira te daría mi vida, pero la estoy usando o La vida inmoral de la pareja ideal.

“Me presentaron a Mano­lo Caro diciéndome que éste era el Paco León mexicano. Me gusta mucho su trabajo, desde dónde trabaja y cómo es capaz de meterse en co­sas poco convencionales. Nos conocimos en los Premios Fé­nix, me mostró el personaje que quería que yo interpreta­ra y se me hizo una propuesta muy arriesgada, pero lo acep­té. Fue todo un reto porque hablamos de un transexual serio y es de los menos chis­tosos dentro de la comedia y el culebrón que Manolo Caro propone. Quisimos sacar al personaje de los estereotipos que están relacionados con la marginalidad y la prostitu­ción, así que yo interpreto a una señora güerita, abogada y muy sofisticada”, concluyó.

 

Excelsior

Comments

comments