Otra prueba contundente del sacrificio humano

Durante más de 300 años se pensó que el Huey Tzompantli era un mito, ya que sabemos que los españoles exageraron muchos datos de la antigua Tenochtitlan, todo esto con el fin de justificar su conquista y saqueo, esta estructura como ya se mencionó era un mito, el testimonio más evidente es el que podemos encontrar en el códice colonial llamado Tovar. En el transcurso del 2017, en el suelo de la ciudad de México se encontró esta mítica estructura mexica, y lo que hallaron los arqueólogos sorprendió a propios y extraños. Los mexicas tenían la costumbre de decapitar a las víctimas de sus sacrificios humanos.

Tras el ritual, los sacerdotes practicaban agujeros en los cráneos y los colgaban unos junto a otros formando una empalizada de planta cuadrada o circular, como si fuera una torre. La estructura se llama tzompantli, no en vano los mexicas lo usaban como método de adoración a la muerte si no también está estructura cumplía un trasfondo político y bélico el cual era infundir miedo en el corazón de sus enemigos. Los arqueólogos han descubierto algunos tzompantli en lugares como Chichen Itzá o Tula, pero el más famoso de ellos había eludido todos los intentos de encontarlo. Se trata del tzompantli del templo mayor de Tenochtitlan, una torre de calaveras que, según los registros del soldado español Andrés de Tapia, a su llegada en 1521, contaba con más de 60.000 cráneos en su estructura.

El hallazgo

Esa torre legendaria es precisamente lo que un equipo de investigadores del Instituto Nacional de Arqueología e Historia de México (INAH) ha encontrado por fin enterrado en el mismo centro de Ciudad de México, en las inmediaciones de la catedral metropolitana.

Las primeras excavaciones

Las primeras excavaciones en el lugar se remontan a 2015, pero es ahora cuando los investigadores realmente están convencidos de haber encontrado la mítica estructura que se calcula que tiene 6 metros de diámetro. El descubrimiento arroja un dato aún más intrigante a la ya de por sí interesante leyenda del tzompantli del templo mayor. La estructura no solo tiene cráneos de guerreros rivales. También hay cráneos de mujeres y niños, un detalle hasta ahora desconocido que obliga a reinterpretar las tradiciones bélicas y religiosas de los mexicas.

Los huesos que aparecieron

 

Por el momento han aparecido más de 676 cráneos dispuestas en una estructura circular, pero se cree que aún tienen que aparecer muchas más. Los cráneos formaban una pared mirando hacia el exterior.Aunque se tiene constancia de los tzompantli, no se sabe con exactitud qué se guardaba en el centro de estas estructuras. El siguiente objetivo de los arqueólogos es precisamente excavar el centro para desentrañar sus misterios.

Tuul

Comments

comments