Organizan defensa ante cobro de piso

La cosecha de aguacate, durazno, higo y nopal ha desatado una ola de extorsiones en la zona norte de Morelos, ante lo cual 12 comunidades se han unido para enfrentar a integrantes del crimen organizado.

Ante el “cobro de piso” a comerciantes y transportistas, habitantes de municipios de la zona oriente y de los Altos de Morelos instalaron barricadas y puestos de control en los accesos de Tlalnepantla y Hueyapan, en Tlalnepantla incluso portan armas de fuego.

José Antonio Hernández Barrios, ayudante municipal de la comunidad de Hueyapan, expresó: “En nuestras comunidades estamos seguros, nos organizamos, yo creo que ustedes se dieron cuenta al entrar, tenemos los retenes para la seguridad”.

Los habitantes de Hueyapan decidieron conformar los comités de vigilancia para impedir que grupos de extorsionadores operen en la comunidad.

Se decidió reforzar la seguridad con retenes y guardias comunitarios que utilizan equipo de radiocomunicación.

“Nos vamos rolando la vigilancia; ahorita tenemos una guardia comunitaria que se asignó por voluntarios. Ellos portan un radio de comunicación y se encargan básicamente de la seguridad de Hueyapan, de estar al pendiente. También tenemos comandantes, tenemos jefes de manzana dentro de la comunidad y nos vamos rolando”, explicó el ayudante municipal.

Los pobladores de Hueyapan no utilizan armas de fuego en la vigilancia, pero esta medida no está descartada.

“Aún no estamos armados,  considero que no va a ser necesario, pero si en su momento lo fuera, estamos dispuestos a hacerlo también”, expresó.

Donde sí operan armadas las guardias comunitarias es en el municipio de Tlalnepantla, también perteneciente a los Altos de Morelos.

Ahí las autoridades municipales y los vecinos no accedieron a conceder entrevistas.

Sin embargo, extraoficialmente funcionarios del ayuntamiento informaron que estos grupos operan desde hace al menos un mes, luego de que pobladores capturaran a presuntos integrantes de una banda de extorsionadores de origen colombiano.

En Tlalnepantla los vecinos colocaron barricadas en los accesos al municipio. Ahí grupos de entre 8 y 15 personas, con el rostro cubierto, algunas con armas largas en las manos, vigilan quién entra y sale.

Romualdo Ixpango, líder de la organización Trabajadores Unidos del Campo y la Ciudad, informó que en los municipios de Ayala, Tepalcingo, Jantetelco, Jonacatepec y Axochiapan también han surgido grupos de vigilancia y han comenzado a armarse.

“Mucha gente ya compró armas, ya se equipó, como decimos, porque ¿cómo vamos a enfrentar a la delincuencia organizada? Ni modo que con resorteras o con aplausos; tenemos que ponernos ya al tú por tú”, señaló.

Por su parte, el secretario de Gobierno de Morelos, Ángel Colín, reconoció que en la entidad operan grupos de ciudadanos armados con el fin de protegerse del crimen organizado.

El funcionario estatal dijo que no buscan desarmar a los grupos, sino garantizar la seguridad de los pobladores.

Colín pidió a los vecinos denunciar los delitos ante la Fiscalía General del estado.

EXCELSIOR

Comments

comments