Oculus va por la telepresencia

Oculus cambia de rumbo. La mayor empresa de realidad virtual, comprada por Facebook hace dos años por 3.000 millones de dólares, ha mostrado sus novedades con Mark Zuckerberg como maestro de ceremonias.

El pasado año desplegaron todo su músculo en el Dolby Theatre, el mismo lugar dónde se entregan los premios Oscar. Esta vez optaron por el centro de congresos de San José, la antigua capital de Silicon Valley, un lugar poblado por ingenieros cuya vida social termina a las seis de la tarde. Oculus modifica su mensaje, ya no solo es entretenimiento y narrativa, sino que quiere apostar por la telepresencia. Todo fue más técnico y en pro de la humanidad. Al fin y al cabo, su misión es conectar a cada ser humano.

Zuckerberg marcó las líneas maestras: “Estamos aquí para hacer de la realidad virtual la próxima plataforma de ingeniería. Pensamos que cualquier sistema se puede mejorar. Sea lo que sea, todo es mejorable: software, hardware, un sistema, una empresa… Hay que pensar así. Queremos que sea como la presencia real”.

Mostró un casco renovado, más completo y cerrado. Algo a medio camino entre la versión que se ha popularizado de la mano de Samsung y la más elevada, Rift, que requiere ordenadores de más de 1.000 dólares y un casco pesado y sofisticado. La nueva generación, que se pudo probar en el evento pero no tiene fecha de salida al mercado, incluye auriculares, es más ligero, con un acabado más profesional y, lo más importante, sin cables.

“Cuando compramos Oculus ya pensábamos que sería algo grande, pero todavía no había nada en el mercado, nada pensado para el consumidor. Dos años después hay más de un millón de personas usando este tipo de aparatos. Cada vez hay más inversión: Samsung, Google, HTC y más firmas están también en ello.

“Cada vez que un presidente y mandatario viene a esta zona, los llevo a Facebook y les enseño esto. Sé que no tienen mucho tiempo, tienen que liderar países, claro”, dijo con tono de broma, “pero luego no quieren irse. Algunos casi pierden el avión”.

Con información de El País

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *