Octogenario casi pierde la vida al ser atacado por enfurecidas abejas

ÁLAMO, VER.- Atacado por cientos de enfurecidas abejas, un octogenario pudo haber muerto a orillas de la Carretera Federal Álamo-Alazán este jueves por la mañana, de no haber sido por la valerosa intervención de un elemento de la Policía Federal, quien con una bolsa de nylon y con su propio cuerpo lo protegió y le salvó la vida.

En el auxilio, también a costa de su integridad, socorristas de la brigada Emergency Medical Service (EMS) llegaron al lugar para auxiliar al anciano y al policía, mientras que elementos de Cruz Roja optaron por resguardarse en su ambulancia ante el temor también de ser agredidos por los insectos.

Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 11:30 horas en la localidad Chapopote Núñez, a la altura del puente a desnivel que lleva hacia la colonia Loma Bonita, cuando el anciano Alberto Ortiz Baltazar, de 80 años, transitaba por ese sector, hasta que repentinamente un enjambre se le fue encima y le cubrió todo el cuerpo.

Personas que se dieron desde el principio del suceso, alertaron de la situación al policía federal Gabriel Ruiz Ángeles, de 43 años, quien se encontraba cerca del punto y, de inmediato, acudió en auxilio del adulto mayor.

Una vez en el sitio del evento, el uniformado cubrió gran parte del cuerpo del atacado con una bolsa de plástico, mientras que los insectos se le iban encima a él. Inicialmente, al lugar acudió en auxilio una ambulancia de Cruz Roja, pero los socorristas no se atrevieron a bajar ante el temor de ser picados por las abejas.

No fue sino hasta la llegada de la brigada EMS cuando tanto el anciano como el elemento policíaco fue atendidos y trasladados al hospital general para recibir atención médica.

Los paramédicos, quienes también sufrieron el ataque de los bichos, estimaron que el abuelito, cuyo domicilio se localiza en Chapopote Núñez, sufrió cientos de picaduras, cuyos aguijones tuvieron que serles sacados por las enfermeras, uno por uno.

 

Comments

comments