Obra pública, jugoso negocio en Tihuatlán

Tihuatlán, Ver.- El regidor  Edwin Leobardo Gómez  Ortíz, en seis meses al frente de la comisión de Obras Publicas, se ha enriquecido ilícitamente, recibe del ayuntamiento obras que otorga a la constructora de su padre grupo “Leoganza S.A. De C. V,  el edil es uno de los consentidos de la administración de Raúl Hernández Gallardo.

A la constructora Leoganza, le ha adjudicado de manera directa obras como la rehabilitación de seis calles en la comunidad de Jiliapa, con un monto de 1 millón de pesos cada una, rehabilitación en el campo Alfonso Saucedo Lima, recientemente inaugurado por un monto de 2,500 mil pesos, tres calles en la cabecera del municipio con un costo de 1,000 un millón cada una.

En tan solo los primeros meses  de este año, la constructora  de Leobardo Gómez González, mediante el respaldo de su hijo el regidor comisionado en obras públicas, ha logrado obtener más de 11 millones de pesos en obra, incurriendo en el delito de conflicto de interés, ya que de acuerdo con la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, ningún funcionario pueden tener relación comercial alguna con quienes se encuentren directamente vinculados, regulados o a quienes supervisen, una persona incurre en un conflicto de intereses cuando en vez de cumplir con lo debido, guía sus decisiones o actuar en beneficio propio o de un tercero.

El joven edil se ha vuelto millonario de la noche a la mañana, a pesar de ganar cuarenta mil pesos como funcionario del ayuntamiento, recientemente adquirió una camioneta con valor de 1 millón 350 mil pesos, la cual guarda celosamente en su domicilio y la utiliza para su vida social.

La ley es lo que menos se respeta en este municipio, mucho menos el presidente municipal Raúl Hernández Gallardo, quien privilegia a esta empresa y entrega adjudica de manera obras, cuando debe ser mediante una licitación pública o por el monto de cada una.

Tres son las constructoras  que cuenta con casi el noventa  de la obra pública de Tihuatlán, una de ellas es “Leoganza”, el otro diez por ciento se entrega a pequeñas constructoras, aunque son obras muy pequeñas que valen entre los 200 a 400 mil pesos, en nada afectan los jugosos negocios del alcalde y las empresa favoritas.

Urge que con la llegada de la nueva administración se revisen las finanzas de este municipio, sobre todo la triangulación de las obras las cuales están en manos de constructoras de los propios funcionarios municipales, en un jugoso negocio que urge que sean investigadas.

Comments

comments