Niños rescatados de cueva en Tailandia oran en templo budista

Los niños recientemente rescatados en una cueva en Tailandiaacudieron este jueves a un templo budista para orar por una larga vida y protección contra todos los males.

Once de los niños se arrodillaron y juntaron las manos, recitando plegarias mientras un coro de monjes cantaba al fondo, en una ceremonia considerada capaz de alargar la vida y proteger de los infortunios. Estaban acompañados de familiares y amigos, en el templo Wat Pra That Doi Wao, en la frontera norte de Tailandia, cerca de Myanmar.

Sólo uno de los niños, miembros de un equipo de fútbol juvenil, no vino: Adul Sargon, quien no es budista.

El miércoles a la tarde, los chicos y su entrenador fueron dados de alta del hospital y ofrecieron una conferencia de prensa, en que narraron su odisea y la sorpresa que se dieron al ver a dos buzos británicos entrando a la cueva para rescatarlos. Igual estarían una semana más atrapados en la caverna Tham Luang, hasta que pudieron salir.

No estábamos seguros si estaba pasando de verdad”, dijo Adul, de 14 años. “Así que paramos y nos pusimos a escuchar. Y resultó ser verdad. Yo quedé totalmente sorprendido”.

Los chicos entraron a la cueva en Tailandia el 23 de junio (Foto: AP)

En un momento emotivo en la conferencia de prensa, se exhibió el retrato de Saman Gunan, el buzo tailandés que falleció tratando de salvar a los chicos. Uno de ellos, Chanin “Titan” Vibulrungruang, el más joven de todos teniendo 11 años, se tapó los ojos con las manos como si estuviera secándose las lágrimas.

Me siento triste. Y otra cosa, es que estoy muy impresionado con el sargento Sam por sacrificar su vida para que todos nosotros podamos salir, regresar felizmente a la normalidad”, dijo el entrenador, Ekapol “Ake” Chanthawong.

Cuando nos enteramos, todos estábamos muy tristes, sentíamos que fuimos la causa de todo esto, que le causamos tristeza y penurias a familia del sargento”.

Los chicos entraron a la cueva el 23 de junio, pensando en que sería una excursión relajante después de su entrenamiento. Pero al poco tiempo comenzó a llover fuertemente y la cueva se llenó de agua, tanto que les impidió salir. Se juntaron en un sector profundo de la caverna, que estaba seco.

Ekapol dijo que se suponía que la excursión no tardaría más de una hora simplemente porque “todos queríamos ver qué había adentro”.

Cuando pasó la hora, ya estaban bien adentrados en la cueva e incluso habían nadado por algunas de las cavidades inundadas simplemente por las ganas de aventurarse. Pero al tratar de regresar, se dieron cuenta de que la salida estaba cerrada.

EXCELSIOR

Comments

comments