Muere el padrino de la mafia siciliana

Salvatore Totò Riina, el exjefe supremo de Cosa Nostra, la mafia siciliana,  murió ayer por la madrugada en el área para detenidos de un hospital de Parma, Italia, a los 87 años, informaron medios italianos.

El que fuera “capo de capos” de la mafia, condenado a 26 cadenas perpetuas, desafió en los años 90 al Estado italiano con métodos terroristas, ordenó la muerte de los jueces antimafia, Giovanni Falcone y Paolo Borsellino en 1992, y sembró terror con atentados en Roma, Florencia y Milán.

Riina, nacido en Corleone en 1930 y conocido como La Belva (La bestia) por su brutalidad, se encontraba detenido desde 1993 como consecuencia de los más de 100 asesinatos que cometió con sus propias manos y otros tantos que ordenó.

El diario The New York Times señaló que investigadores italianos dicen que Riina encabezó el clan de familias conocido como los Corleonesi, después de que ese pueblo de Corleone se hiciera famoso por la película de Francis Ford Coppola El Padrino, basada en el libro de  Mario Puzo, en el que el protagonista es originario de dicha localidad.

Además,La Belva  también marcó la carrera de otros capos. “Mi padre Pablo Escobar se inspiró en Riina, en sus métodos violentos y el deseo de suplantar al Estado”, reconoció el hijo del traficante colombiano al presentar uno de sus libros en Roma.

El “jefe de jefes” fue el protagonista de la época más sanguinaria de la mafia siciliana y nunca se arrepintió de sus crímenes.

A pesar de estar bajo el régimen carcelario más duro y con mayor aislamiento, los investigadores aseguran que Riina seguía tejiendo los hilos de Cosa Nostra.

Y en todos los juicios que apareció nunca reveló las actividades ilegales de la mafia o los atentados contra los jueces en 1992.

Veinticinco años después de esos terribles episodios, que marcaron la historia reciente de Italia y de la Cosa Nostra, generando inclusive su declive, el país entero se pregunta sobre las complicidades y ramificaciones que aún hoy en día gozan las organizaciones criminales.

Shorty, como también era conocido debido a su baja estatura (1.58 metros), fue capturado y encarcelado en enero de 1993 después de más de 20 años prófugo.

Riina no detuvo el debilitamiento de Cosa Nostra con la llegada de la Camorra, la mafia napolitana y sobre todo la ‘Ndrangheta, la calabresa y sus conexiones con Colombia para el tráfico de droga.

La presidenta de la comisión antimafia del Parlamento italiano, Rosy Bindi, afirmó  que la muerte de  Riina, “no es el fin de la mafia siciliana, que aún es un sistema criminal de altísima peligrosidad”.

Excélsior

Comments

comments