Mota Engil es una vergüenza

El gobierno federal asignó el contrato de construcción de la autopista Tuxpan-Tampico a una empresa portuguesa que está en insolvencia económica y pretende llevar a cabo el proyecto pidiendo “fiado” a los subcontratistas y proveedores locales.

En reunión con subcontratistas, el representante legal de Mota-Engil, Jorge López Salazar, fue claro en señalar que aquellos que no quieran trabajar en el proyecto de la autopista -bajo condiciones abusivas e ilegales-, simplemente pueden retirarse.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *