“Monchito”, el aterrador “niño fantasma” del terremoto de 1985 que se parece al caso de Frida Sofía

“‘Si eres un adulto, da un golpe. Si eres un niño, da 2 golpes’, y dio dos golpes”, cuenta su padre. El problema es que nunca hubo alguien ahí.

El devastador terremoto 7,1 en México se llevó muchas vidas con él, incluyendo a más de 21 niños que murieron sepultados en la escuela Enrique Rébsamen. Pero una luz de esperanza se vio entre los escombros, una niña llamada “Frida Sofía” aún seguía viva ahí abajo, diciendo que estaba “muy cansada” y por la que rescatistas pasaron más de 40 horas en incansables trabajos para sacarla de ahí. Era México encarnado en una pequeña.

El problema es que, tal niña no existía.

Mientras que la supuesta voz de Frida llenó de esperanza a los mexicanos, algunas cosas no conectaban, lo que hizo dudar de la veracidad de los hechos: Su edad, que todas las Fridas habían sido rescatadas, que ningún familiar llegara a reclamarla y más. Todo era mentira.

Pero a raíz de “Frida Sofía”, salió a la luz un caso muy similar que ocurriera el mismo día, 19 de septiembre, en el terremoto de 1985.

Muchos profesionales, equipos de rescaste y voluntarios estuvieron luchando una semana entera para salvar la vida de un pequeño llamado “Monchito”, que había quedado atrapado bajo los escombros del terremoto del 85′.

El pequeño, llamado Juan Ramón pero conocido como “Monchito”, había convocado a miles de personas, incluido al embajador de Estados Unidos y su esposa, que estaban reunidos en el barrio La Merced, para salvarlo.

Algo que llamó mucho la atención en el lugar fue la ausencia de moscas y de olor a muerto, ya que los rescatistas no sabían aún si seguían vivos o muertos.

En primera instancia hubo esperanza, pero no sabían si llegarían a tiempo. El padre de Monchito, Mauricio Nafarrete, a pesar de que los rescatistas le dijeron que podrían no estar vivos, insistió en que siguieran excavando más y más bajo.

Utilizaron un aparato con el que aseguraron recibir señales de vida y, a raíz de un incidente, hizo que México tuviera una gran esperanza.

“Los voluntarios no sabían nada de Monchito ni de suegro” contaba el padre. “Mi cuñado les dijo que estaban enterrados ahí, se metieron y preguntaron con el aparato ‘¿quién es?’ escucharon ruido, pero ninguna voz. Ellos pensaron que no podían hablar o simplemente no se oía bien la voz”.

“Luego, dijeron al niño que si no podía hablar, diera dos golpes. Así hizo. Acto seguido, le dijeron: ‘si eres un adulto da un golpe, si eres un niño, da dos’ y dio dos”. Con esto, se pusieron manos a la obra.

Gracias a unos túneles que habían cavado entre voluntarios y mineros de Taxco, llegaron hasta los escombros de la habitación de Monchito. Fue ahí cuando el padre del pequeño se empezó a desesperar, pues entre los objetos encontrados, ninguno era de su casa.

El fin de semana se trajo maquinaria pesada y la policía acordonó el lugar para derrumbar lo que quedaba. Las personas se quejaban que no tiraran el lugar hasta que encontraran a Monchito. Un pariente del pequeño empezó a gritar de angustia, la policía tuvo que calmarlo.

Luego de 22 días de tragedia se había descartado cualquier posibilidad de hallar vida bajo los escombros y los rescatistas tuvieron que retirarse, pues no habían hallado al niño debajo de los escombros.

El caso despertó todo tipo de conjeturas, pues el cuerpo del tal Monchito jamás apareció. Hay quienes aseguran que murió en el derrumbe y que su alma en pena fue la que llamó con los golpes, pero otros afirman que “Monchito” no había sido más que una invención de su padre para recuperar una caja fuerte muy valiosa que había en la casa.

En cualquier caso, es fuerte la conexión que tiene este terremoto y el ocurrido hace pocos días. Como un psiquiatra lo llamó en ese tiempo, las personas habían sido víctimas de una “psicosis colectiva”, tal y como fue el caso de “Frida Sofía”.

Pero si algo podemos rescatar de ambos niños, es que le dieron una fuerza desconocida a México. Una fuerza que, verdad o mentira, existe latente en todos ellos.

UPSOCL

Comments

comments