México tiene a 41% de sus adultos mayores en la pobreza; la ayuda social fracasó: Conapred y UNAM

La población de 60 años o más es un sector vulnerable en México, casi la mitad de ellos se encuentra en pobreza y una cuarta parte sufre violencia física, psicológica, económica o abandono, de acuerdo con cifras del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Según Mario Enrique Tapia, académico de la Facultad de Estudio Superiores (FES) Zaragoza, México se encuentra en un proceso de envejecimiento. Cerca de 10 millones de personas, es decir el 8.9 por ciento de la población, son ancianos; y para el año 2050 esta situación incrementará a un 30 por ciento.

“Para 2050, la esperanza de vida de los mexicanos será de 85 u 86 años, pero el hecho de vivir más no implica que la calidad sea mejor. Desafortunadamente, el entorno y contexto de las personas de la tercera edad en nuestro territorio no es favorable, y sí estamos llegando a más edad, pero en condiciones muy deterioradas”, aseguró el académico.

Cuatro de cada diez personas mayores, que representan el 41.1 por ciento, están en situación de pobreza: Coneval.

En el marco del Día del Adulto Mayor en México, que se celebra este 28 de agosto, indicó que el tema debe ser prioritario en términos de políticas públicas y de atención. Detalló que este sector acude cuatro veces más a consulta que otros grupos y que el costo de ello es siete veces mayor debido a sus padecimientos crónicos o enfermedades discapacitantes.

Los números son alarmantes, cuatro de cada diez personas mayores, que representan el 41.1 por ciento, están en situación de pobreza. En total, 34.6 por ciento vive en pobreza moderada y 6.6 por ciento en pobreza extrema, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) del año 2017.

Lo anterior empeora porque las personas mayores no tienen la posibilidad de encontrar un trabajo bien remunerado para poder salir de la pobreza, porque las empresas y los gobiernos las consideran poco productivas o inútiles.

Este factor expone a este sector a emplearse en trabajos que les ofrecen menores salarios y sin prestaciones laborales, argumentando que lo hacen de manera “filantrópica”.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) del 2015, 7.2 por ciento de la población tiene 65 años o más.

Otra cifra alarmante señala que sólo cuatro de cada diez personas mayores, el 19 por ciento, tienen acceso a servicios de salud públicos: 31.5 por ciento utiliza el Seguro Popular; el 46.5 por ciento usa el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), los servicios de salud de Pemex o similares, como lo señala el Conapred, en su reporte de 2018.

Además, cuatro de cada diez personas mayores, 39 por ciento, pertenecen a la población económicamente activa, 54.6 por ciento son hombres, y 23.5 por ciento, mujeres.

Casi la mitad, es decir el 47.4 por ciento, de todas las personas que tienen discapacidad, según la últimas cifras de 2014.

Cuatro de cada diez personas mayores, el 19 por ciento, tienen acceso a servicios de salud públicos.

El analfabetismo entre las personas mayores aumenta con la edad y la mujeres son mayoría: entre la población de 60 a 74 años, llega a 18.9 por ciento en las mujeres frente a 12 por ciento en los hombres; en la población de 75 años y más, llega a 32.2 por ciento en las mujeres frente a 23.9 por ciento en los hombres, señala el informé también de 2015.

Mario Enrique Tapia señala que se calcula que un 20 y 30 por ciento sufre violencia psicológica, económica, sexual, física o abandono, y las mujeres lo padecen más debido a los factores socioculturales y a que su esperanza de vida es mayor.

Alertó también por la falta de especialistas como trabajadores sociales, enfermeras, gerontólogos, geriatras y personal médico necesarios para su atención.

El Conapred señala que el reto más importante es la falta de una política integral hacia las personas mayores “que considere sus necesidades, garantice el acceso a sus derechos y atienda sus principales problemas”.

Indica que los programas federales y estatales que existen y que entregan transferencias monetarias “sólo reducen el impacto de la pobreza de manera temporal, pero no son suficientes para cubrir siquiera sus necesidades básicas”.

El Conapred, cuyo objetivo es disminuir la discriminación en todo el país a través de políticas públicas, destaca que debe haber la creación de estas dirigidas a ayudar a los adultos mayores para que obtengan “empleos bien remunerados, con prestaciones y condiciones de seguridad mínimas”.

Y para el caso de los adultos de avanzada edad que tengan alguna discapacidad, se ofrezcan más recursos y que exista un mayor interés en la creación de espacios para a la accesibilidad.

SINEMBARGO

Comments

comments