Merkel ironiza ante la falta de planes de May para después del Brexit

En una rara jornada europea, Berlín se convirtió este viernes en la capital de la Unión Europea, gracias a la visita de tres jefes de Gobierno — el italiano Paolo Gentiloni, el polaco Mateusz Morawiecki y la británica, Theresa May—, un gesto que volvió a destacar la importancia que juega la capital alemana en las cuestiones europeas.

La visita más esperada y, quizás, la más conflictiva, fue la de la primera ministra británica, Theresa May, que ha provocado un cierto nerviosismo entre sus excolegas europeos, que aún desconocen los planes que tiene el gobierno británico sobre el futuro de las relaciones con sus antiguos socios europeos. Este aspecto marcó la rueda de prensa entre la canciller alemana y la jefa del Gobierno británico cuando un periodista le preguntó a Merkel si se sentía frustrada ante la falta de claridad de parte del gobierno sobre el futuro de sus relaciones con la UE.

“No estoy frustrada en absoluto, simplemente estoy curiosa por saber cómo el Gobierno británico se imagina el futuro de las relaciones con la UE”, respondió Merkel, al sugerir con una pizca de humor que la primera ministra aún no tiene claro lo que puede pasar en el futuro entre su país y el resto de la UE.

Merkel volvió a decir que deploraba la decisión de Reino Unido de abandonar la UE, pero se comprometió a trabajar de manera constructiva en las negociaciones que permitan una relación política y económica estrecha tras la salida del Reino Unido de la UE.

Pero la canciller alemana también le recordó a May que el tiempo apremia y que las negociaciones debían entrar en una dinámica diferente. “Alemania apuesta por una relación justa y espero en que se estrecha”, dijo Merkel. May, por su parte, confesó que consideraba como “vital” la relación entre Londres y Berlín y esbozó con pocas palabras las metas que espera alcanzar en las negociaciones que se avecinan.

“El punto de las negociaciones es que dos partes se sientan, hablan y llegan a un acuerdo”, dijo May al aclarar que su meta es alcanzar un pacto bueno para ambas partes. May viajó en la noche del viernes a Múnich donde este sábado debe pronunciar un discurso en el marco de la Conferencia de Seguridad. “Expondré el absoluto compromiso del Reino Unido en la seguridad europea”, señaló.

Antes de reunirse con May, la canciller Merkel recibió en la sede del Gobierno alemán al primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, y poco después, al primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki. En una rueda de prensa conjunta, Merkel admitió que su Gobierno tenía serias diferencias con Varsovia y señaló que defendía el trabajo de la Comisión Europea, que busca dejar sin efecto la polémica reforma al sistema judicial en ese país.

“Estoy absolutamente convencido de que la reforma hará posible tener un aparato de justicia mucho mejor y más eficiente”, señaló Morawiecki. „Habrá una mayor independencia de los jueces y serán más independientes de la política”, añadió.

ElPais

Comments

comments