Médico, compañero de la pediatra que se suicidó, confirma acoso de superiores en hospital público de Puebla

Una segunda víctima de acoso laboral en el Hospital para el Niño Poblano (HNP) reveló que los médicos residentes superiores provocan terror a tal grado que dos médicos ya han renunciado por presiones, y confirmó que en el suicidio de la pediatra Zyanya Estefanía Figueroa Becerril sí tuvo que ver el estado anímico en el que se encontraba, pues era grave el acoso laboral que sufría.

El médico pediatra entrevistado por Periódico Central —quien solicitó el anonimato por temor a represalias— subrayó que todos los días reciben humillaciones, son exhibidos ante pacientes y otros médicos adscritos, además de que les duplican guardias y horarios para que terminen renunciando.

“Te alargan más las guardias por horas. Te humillan frente a los pacientes. Te humillan frente a los médicos adscritos. Provocan que te menosprecie el personal, que te hagan sentir menos, que te pierdan la confianza. ‘Un día vas a matar a un niño. No sirves para estar aquí en el hospital del Niño Poblano, deberías de renunciar”, denunció el médico.

Ayer, Periódico Central publicó el caso de Zyanya Estefanía Figueroa Becerril, la médico pediatra residente del HNP que fue encontrada el pasado 16 de mayo sin vida en el baño de su casa en la zona residencial Real de Zavaleta, a una cuadra del hospital. Zyanya dejó una carta en la que se describía como “un fracaso” y que no podía con la presión de sus superiores.

La Secretaría de Salud del Estado de Puebla en un comunicado lamentó el fallecimiento de Zyanya y negó que el suicidio ocurriera por motivos de acoso laboral ya que ante la dirección del hospital no hay ninguna queja. Sin embargo, la dependencia admitió que sí existían dos casos de médicos que habían salido de la residencia en el HNP “por motivos personales”.

UNA PRESIÓN SISTEMÁTICA

El médico pediatra entrevistado aseguró que los otros dos médicos abandonaron el HNP por el acoso y la presión sistemática de sus superiores o R3, como ellos los conocen.

Este joven, aseguró que en el caso de Zyanya el trato que recibió de parte de sus superiores sí fue un factor determinante que la llevó al suicidio, ya que llevaba semanas triste y presionada y pesar de eso, no dejaban de acosarla.

Zyanya era una persona muy responsable, dedicada, grandiosa, muy linda y muy amable. Muy cariñosa, con las personas, con los pacientes y los familiares. Era muy capaz (…) La última vez que estuvo de guardia se le vio presionadísima. Víctima del terror, se le veía en la cara. Se derrumbó. Tenía la presión de imprimir una hoja de ingreso para presentar al paciente a sus superiores. Y entró en crisis por la desesperación. Tenía que entregar a dos superiores muy conflictivos, comentó el pediatra entrevistado.

La mecánica del acoso es básicamente la misma para todos los subordinados, según relató. Comienza desde que se les considera R1, o Residentes de Grado 1.

La mentalidad viene desde tiempo atrás. Dicen que te tienen que reventar porque ellos te creen que no eres capaz. ‘Si no sirves te vamos a correr. Como sea, te dicen. Y si no es anímicamente y por presión diaria será entonces por quejas, documentos y faltas administrativas.

Los médicos residentes de grados superiores incluso se inventan los reportes o exhiben a los médicos ante los pacientes y otros médicos adscritos por temas muy insignificantes.

El manejo de algo simple, como una dosis de paracetamol te lo vuelven enorme. Si te quejas te va peor”.

— ¿Qué pasó con los otros dos casos?

—Renunciaron al Hospital para el Niño Poblano pero fue por la misma presión. Todos sabemos eso. El primero hasta problemas de salud tuvo por la presión laboral. Empezó con migrañas y terminó vomitando sangre de la tensión que tenía. La segunda persona renunció en octubre del 2017, ya no resistió, hablaban muy mal de ella. En los dos casos iniciaron con actas administrativas hasta que los reventaron.

NO EXISTE NINGÚN MALTRATO: SSEP

En un comunicado publicado ayer, la Secretaría de Salud del Estado de Puebla (SSEP) lamentó el deceso de la médico residente Zyanya Estefania Figueroa Becerril, pero rechazó que existan quejas sobre acoso laboral en el Hospital del Niño Poblano.

Tras dar las condolencias a los familiares y amigos de Zyanya, la dependencia rechazó “categóricamente que en dicho nosocomio se registre algún tipo de maltrato hacia el personal médico y/o administrativo”.

La Secretaría de Salud admitió que existen dos casos más de médicos pediatras que salieron del HNP y que ahora se encuentran en otros estados de la República; sin embargo, aclararon que dejaron el nosocomio “por motivos de índole personal y profesional”.

“La SSEP refrenda su compromiso para seguir brindando residencias de calidad, respeto a los derechos del personal médico, en un ambiente cordial como hasta ahora se ha caracterizado la institución”, señaló la dependencia.

RODARÁN CABEZAS EN EL HNP: #YOSOYMÉDICO17

A través de redes sociales, el Movimiento #YoSoyMédico17 se solidarizó con los pediatras del Hospital del Niño Poblano y adelantó que los apoyarán en caso de que denuncien más casos de hostigamiento. Incluso advirtió al personal de base, médicos y directivos que “rodarán cabezas”:

“Directivos, médicos de base y residentes superiores. Nos enteramos de lo sucedido y pediremos cabezas (figurado, no literal). Esto ya no se puede tolerar. Si tú eres residente de ese hospital y te hostigan, mándanos un mensaje o graba un video. No te preocupes, no te harán nada, nosotros te defendemos”, comentó el movimiento en una de las publicaciones que realizó ayer en redes sociales.

El movimiento #YoSoyMédico17 surgió en México en el año 2014 a raíz de la orden de aprehensión injusta de 16 médicos en Jalisco por la muerte de un joven de 15 años en enero de 2010.

SINEMBARGO

Comments

comments