María Sabina a 124 años de su natalicio

El 22 de julio se cumplieron 124 años del natalicio de una mujer emblemática: María Sabina Magdalena García quien nació un 22 de julio de 1894 en Huautla de Jiménez, Oaxaca. Curandera indígena que conoció los más profundos secretos de la herbolaria, sobre todo de los hongos alucinógenos. En 1955 el investigador etnomicólogo Robert Gordon Wasson proyectó a María Sabina a la fama internacional. Wasson era, cuando la conoció, un funcionario de la banca de Estados Unidos.

Costó trabajo decidir si hacer o no pública la vida de Sabina, pero sabía que el mundo debía conocerla. Su experiencia con ella se describe en “Mushrooms, Rusia and history” y “Flesh of the Gods”.

A sus 87 años y con la salud deteriorada, Watson escribía a un amigo en una carta: “La iglesia debe canonizarla. Su carácter fue impecable. Siempre fue fiel católica. Aún de la gente que la odiaba”.

Yo la recuerdo a mediados de los años setenta cuando vino a Tehuacán para ser entrevistada por mi padre, don Daniel Gámez González, en la redacción del periódico La Escoba, en la calle 1 Norte.

Ahí María Sabina a través de su sobrino e intérprete dijo unas palabras que a mi se me quedaron grabadas: “los niños santos hablan por mí, los honguitos hablan por mí y me dicen como soy yo, es una visión en donde me veo como si fuera un pájaro” María Sabina falleció el 23 de noviembre de 1985, y su epitafio reza así; “Aquí reposan los restos de una mujer mazateca que con su sabiduría fue admirada por propios y extraños”.

Comments

comments