El mandatario estatal, acotado para resolver la crisis financiera

Por Pakal

La mayoría de los veracruzanos sabíamos que Miguel Ángel Yunes solo administraría la pobreza, la ira y el hartazgo de 3 sexenios perdidos en derroches y rezago (desde Miguel Alemán, Fidel Herrera y Javier Duarte), 18 años de saqueos, una generación sin crecimiento económico, donde lo único que creció y de forma desmesurada fueron la pobreza y la inseguridad, disminuyó el PIB creciendo solo un 0.3%, aunado a los bajos precios del barril de mezcla mexicana de petróleo, la corrupción imperante en los 212 municipios, tal como sucede en los 32 estados con sus más de 2,400 municipios de todo país. Recibió un estado convulsionado, caótico y colapsado económicamente, técnicamente en quiebra financiera y con una gran crisis de gobernabilidad política.

Tan solo en el 2016 el crecimiento económico estatal fue de – 4.7%, y solo se generaron 678 empleos, mientras en 2011 se habían generado 20,734 empleos, es decir, la caída del empleo ha sido sumamente estrepitosa.

Ante un escenario tan desolador y colapsado, la economía estatal necesita un gran impulso a través de proyectos productivos sustentables que aprovechen los inmensos recursos naturales que tradicionalmente han sido dejados de lado y desperdiciados. El gobierno estatal podría trabajar y coordinar proyectos con los mejores asesores financieros del país para elaborar una propuesta de rescate económico-financiero de Veracruz, contratando a grandes expertos de finanzas con experiencia probada en este tipo de contingencias y actuar de inmediato en el rescate financiero estatal. El gobernador debe olvidarse de ruedas de prensa, con menos protagonismo mediático podría encerrarse en su búnker o war room para resolver o plantear mejores alternativas ante esta crisis, pues hasta ahora ha invertido casi el 16% del tiempo que tiene para gobernar en asuntos mediáticos que no resuelven los graves problemas que enfrenta el Estado, y ya solo le quedan 20 meses para hacer algo trascendente. Podría dejar de quejarse y de andar supervisando parches asfálticos en caminos como el de Soledad de Doblado (a propósito, ¿dónde quedó el famoso “dragón rojo de Fidel”?) y festejando el inicio del libramiento carretero por 200 millones de pesos, pues hay asuntos más importantes que resolver y mucho agradeceríamos los veracruzanos que se les brindara atención y respuesta.

Por otro lado, no se necesita ser un maestro en finanzas para entender que debe ajustar el gasto corriente con gran disciplina, severidad y eficiencia; es evidente que se debe recortar la nómina estatal, y asimismo, en la misma proporción la nómina magisterial, pues es por todos sabido que existe duplicidad de plazas, un alto índice de personal innecesario, así como “aviadores” en todos los niveles.

La deuda a corto plazo es de más de 60,000 millones, es decir, el doble del presupuesto anual estatal, evidentemente los veracruzanos estamos en situación de quebranto financiero motivado por la corrupción, impunidad, complicidades, ineptitudes y ocurrencias políticas de nuestros gobernantes.

Desgraciadamente el gobernador Yunes Linares no cuenta con un gabinete de colaboradores de primer nivel y experiencia en administración pública; su secretario general de gobierno, eterno dirigente estatal del PRD, Sr. Rogelio Franco Castán, (¿ya arregló lo de su titulación?) es un bisoño en política social, este debe ocuparse de plancharle perfectamente el camino para que el gobernador solo tenga el mínimo desgaste con sus adversarios políticos. Entre las funciones de un secretario general de gobierno están el monitoreo y consenso legislativo, negociar con los diputados de oposición para lograr que sus iniciativas sean aprobadas, pero parece ser otro su trabajo, la pregunta es ¿en qué le ayuda este señor al gobierno? O bien, ¿Cuáles son sus tareas como el máximo servidor público estatal? Por otro lado, la Sra. Clementina Guerrero de SEFIPLAN en estos 3 meses ha demostrado no estar a la altura de las circunstancias, pues no tiene el nivel profesional ni la experiencia necesaria para manejar las finanzas de un estado como Veracruz, su perfil es más bien de una administradora provinciana que circunscribe su experiencia al ámbito de la Universidad Veracruzana (su máximo logro curricular), lo cierto es que con ella y con el señor Rogelio Franco Castán al frente de los puestos clave en la problemática estatal, no sacaremos el buey de la barranca, lo mismo sucede en otras áreas con la mayoría de sus colaboradores. Ojalá que muy pronto el señor gobernador Miguel Ángel Yunes Linares realice los ajustes necesarios para lograr el anhelado bienestar de los veracruzanos, que mucho necesitamos después de 18 años sumergidos en el abandono, el rezago y la creciente inseguridad social.

Comments

comments