Los Tlaoques

Tláloc, representantacion y patrón de la lluvia, del rayo y los terremotos, habitaba el Tlalocan, situado hacia el oriente del universo. Pero si quisiéramos orientar mejor nuestros pedidos, antes podríamos dirigirnos a sus tlaloques, que son sus ayudantes y quienes en realidad son las lluvias.

A los tlaloques se les personifica como niños no mayores de ocho años, que estaban en los montes y cerros donde había agua.

Los tlaloques ayudaron a Quetzalcóatl a alimentar a los seres humanos, pues le robaron a Nanáhuatl el maíz y le dieron distintos colores: blanco, obscuro, amarillo y rojo

Los Mexicas expresaban de manera poética y simbólica los fenómenos de la naturaleza y así encontrar un lenguaje referencial.
De la naturaleza, un elemento que tenía un lugar importante era sin duda la lluvia que es considerada la bendición del todo creador que desciende en forma de agua. esparciéndose en los cuatro puntos cardinales sosteniendo la vida.
Para los nahuas, Tlaloc, “El licor de la tierra”, contaba con sus ayudantes llamados Tlaloques y eran cuatro, cada uno poseía una vasija que al romperla dejaban caer su contenido.
Había un Tlaloque que al romper su vasija hacía que cayera agua, otro hacía descender hielo, uno más provocaba el trueno y finalmente uno más generaba la sequía.
Ésta es una forma igualmente artística de entender y nombrar a las cuatro estaciones en donde la lluvia se comporta de manera diferente.
También es interesante encontrar que esta forma de pensamiento aparece en las diferentes expresiones culturales de mesoamérica, como la Maya, Zapoteca, Totonaca y Olmeca por citar unas cuantas.

Los tlaloques tienen listos sus jarros llenos de lluvia y los dejan caer según se necesita en la tierra: para asegurar cosechas prósperas, para hacer tormentas o generar heladas.

Los tlaloques son cuatro, y cada uno atiende distinto punto cardinal:

Opochtli, ‘el zurdo’, distribuye las lluvias hacia el Norte. Además, él inventó las redes de las pesca y el minacachalli, un instrumento que se usaba en Mesoamérica para matar peces

Nappatecuhtli, ‘el cuatro veces señor’, crea las lluvias del Este. También se hizo fama por inventar la forma de hacer esteras de caña, maíz y otros materiales.

Yauhqueme, el ‘vestido de pericón’ es responsable de que llueva en el Oeste y es el dueño del maíz amarillo.

Tomiyauhtecuhtli, ‘el señor de nuestras espigas’, hace que llueva en el Sur.

Comments

comments