Los dos fallecidos en el socavón de Cuernavaca murieron por asfixia

El socavón abierto en la carretera de Cuernavaca, que costó la vida de dos personas, sigue arrojando señales de negligencia que han indignado a los mexicanos.

Según la autopsia, los dos fallecidos, el padre Juan Mena, de 56 años, y su hijo Juan Mena Romero de 30 años, no fallecieron por el impacto del vehículo al caer al agujero de más de 15 metros de profundidad, sino por sino por asfixia por confinamiento, por lo que estuvieron con vida entre 90 y 120 minutos después del incidente, señaló la Dirección General de Servicios Periciales según la periodista Denis Merker.

Durante este tiempo, Juan Mena incluso tuvo tiempo para enviar un mensaje a su novia desde el interior del vehículo siniestrado. En la autopsia, según medios locales de Morelos, los cuerpos de padre e hijo presentaban moratones en codos y puños de lo que se deduce que golpearon hasta la extenuación los cristales del vehículo sepultado por toneladas de tierra al caer.

Los cuerpos de padre e hijo fueron rescatados el miércoles casi nueve horas después del accidente.

Los bomberos que sacaron el vehículo y ayudaron a sacar los cadáveres llegaron desde la Ciudad de México, a hora y media de distancia del lugar, y no de Cuernavaca, a unos kilómetros del socavón.

ElPais

Comments

comments

Acceso a La Opinión Digital


Recuperar contraseña