Lo mataron a balazos, tras dejar a su hija en la escuela

ÁLAMO, VER.- Mientras retornaba de la escuela, a donde había ido a dejar a su pequeña hija, un residente de la colonia Progreso fue abatido a balazos la mañana del jueves, a escasa distancia de su domicilio.

El cruento hecho se registró al filo de las 08:30 horas, cuando el ahora occiso, Saúl Hernández Vázquez, de 45 años y oficio albañil, volvía a su casa en una bicicleta, hasta que, a la altura de un campo deportivo, en las cercanías del vecino fraccionamiento Villas de San Clemente, fue interceptado por su agresor, quien le disparó hiriéndolo en el tórax, sobre el lado izquierdo.

Por la tarde aún se desconocía cuántos impactos de bala recibió el infortunado habitante de la zona, así como los motivos por los que fue agredido; su ahora viuda, Rosa Flores Hernández, de 28 años, aseguraba que él no tenía enemigos ni problemas con nadie.

Testigos que se habrían percatado de la agresión, señalaron que, tras ser baleado, Saúl aún corrió con dirección hacia su casa, pero ya no aguantó mucho y cayó inerte a la orilla de la calle Agustín de Iturbide, entre Berriozábal y 27 de Septiembre, de la mencionada colonia Progreso.

Al lugar llegó una ambulancia y personal de Cruz Roja para auxiliarlo, pero desafortunadamente ya no tenía signos vitales. Luego, elementos del mando coordinado acordonaron la escena del crimen, en espera de la llegada del perito criminalista y de efectivos de la Policía Ministerial.

Pronto el sitio se llenó de curiosos, pero nadie supo aportar en esos momentos las características del agresor, quien tras cometer su fechoría huyó con rumbo desconocido.
La Policía del mando coordinado montó un operativo de búsqueda por los alrededores, pero no obtuvo resultados favorables.

Una vez realizadas las diligencias de rigor, personal de investigación instruyó para el levantamiento del cuerpo y su correspondiente traslado al Servicio Médico Forense para la necrocirugía de ley.

Comments

comments