Por lluvias, miles de personas incomunicadas en Veracruz; 60 municipios en alerta

Tlacotlalpan, Ver.- .-  A causa de las intensas lluvias en las últimas semanas y de los desbordamientos de diversos ríos miles de personas se encuentran incomunicadas en algunos municipios del estado de Veracruz.

El gobernador del estado, Miguel Ángel Yunes Linares, informó que se trata de 60 municipios, de un total de 212 en la entidad, los que se han visto afectados de alguna manera debido a las fuertes precipitaciones que se han presentado en los últimos días.

Señaló que existen comunidades rurales a las cuales únicamente se puede acceder en lancha o en helicóptero, pues los caminos se encuentran completamente bloqueados por las crecientes de los ríos o las inundaciones.

Señaló que ha sido necesario llevar a éstas familias víveres y aguas, además de otros apoyos pues muchos se niegan a abandonar sus viviendas y algunos más no pueden salir de sus comunidades.

Expresó que solicitarán a la federación la declaración de emergencia en al menos 47 municipios de la entidad y esperarán a que baje el agua para determinar si es necesario solicitar alguna declaratoria de desastre.

“Comunidades de comunidades importantes hasta comunidades pequeñas son 671, 137 en el norte, 60 en los Tuxtlas, 209 en el Papaloapan, 186 en la zona sur y 79 en otras regiones, pero no tenemos un dato exacto de cuántas personas afectadas”, aseguró.

VIVIR A LA ORILLA DEL RÍO
Uno de los municipios con más comunidades incomunicadas es Tlacotalpan, en donde se tienen que realizar recorridos más de dos horas en lancha para poder llevar vivieres a esas zonas.

También la cabecera municipal se ha visto afectada, en ella varias familias que viven a la orilla del río han dejado sus hogares inundados y montaron pequeños campamentos en la carretera para poder vigilar sus casas pues temen ser víctimas de la delincuencia.

Guadalupe, una de las personas afectadas por las inundaciones relató que desde hace varios días los invitaron a refugiarse en los albergues temporales, sin embargo ella y los otros 10 miembros de su familia se negaron y prefirieron seguir durmiendo en un pequeño colchón colocado a la orilla de carretera.

Mientras tanto los muebles de ella y de cientos de veracruzanos más cuelgan de los techos o se sostienen sobre bloques de concreto a la espera de que las aguas bajen y todo vuelva a la normalidad.

 

EL FINANCIERO

nyo

Comments

comments