Llegaron como extranjeros y hoy sus hijos podrían defender al Tri

Sebastián Abreu, Antonio Mohamed, Pablo Galdames y varios más llegaron a México como extranjeros, pero dejaron algo más que buen futbol y goles, pues varios de sus hijos hoy son promesas y podrían jugar para la Selección Mexicana en sus distintos niveles.

El hijo del Chaco Giménez es el mejor ejemplo porque ya ha jugado en varias categorías menores del Tri, pero como él también podrán hacerlo los hijos de Darío Franco, Matute Morales, Pablo Lavallén, Jafet Soto o el Chorrillano Palacios.

Todos ellos ya son futbolistas en formación, algunos lejos de México y otros como parte de clubes aztecas, todos en una lista que tiene la Federación Mexicana de Futbol con prospectos para defender en algún momento la verde.

GALDAMES JR. O EL ‘VIDALCITO’ DE UNIÓN ESPAÑOLA

Mientras Pablo Galdames jugaba con Cruz Azul en 2001 nació su tercer hijo, Benjamín, que hoy a los 17 años entrena con el primer equipo de Unión Española, dirigido por Martín Palermo, en Chile, donde algunos le llaman “Vidalcito” porque le ven destellos de Arturo Vidal.

“A él claro que le gustaría la idea de jugar por México, por ahora nadie lo ha contactado y a mí en lo personal me gustaría verlo con el Tri, pero hay que ir paso a paso”, comentó Galdames padre a Mediotiempo.

Caso parecido es el de Diego Abreu, hijo del Loco, un trotamundos cuyo segundo hijo nació en CDMX, cuando en 2003 militaba también para la Máquina. Tiene 15 años y está en las inferiores de Defensor Sporting.

“Es goleador y eso lo digo por sus números. Sobre la posibilidad de poder jugar en las Selecciones de México o Uruguay, siempre en forma de broma se le pregunta pero sinceramente no tiene definido y tampoco se niega a ninguna de las dos, el día que se le presente la posibilidad será decisión de él”, contó Abreu.

“Sé que lo tienen registrado de una lista de jugadores extranjeros que sus hijos nacieron en México y que hoy esos hijos juegan, pero directamente nada”.

DEL CHAQUITO AL MALECK FRANCO-MEXICANO-CAMERUNÉS

Sebastián Giménez, el hijo del Chaco, ya jugó para el Tri con las Sub-15, 16 y 18, a pesar de que nació en Buenos Aires, pero es naturalizado mexicano como su padre.

Además, para esa Sub-18 ya jugó Joao Maleck, hijo de Jean Claude Maleck, jugador de los Tecos a fines de los 90. Hoy el joven milita en el Porto B y, al contrario, podría ser tentado por otras selecciones, dada su ascendencia francesa y camerunesa.

“Mi papá es de Francia, mis abuelos de Camerún y mi madre de México, pero mi prioridad siempre ha sido jugar con el Tri”, dijo hace unos meses el atacante.

TUVIERON SU CHANCE, OTROS PODRÍAN TENERLO

Algunos que tienen esa posibilidad pero parece que ya pasó su “tren” son Jafet Soto Jr., hijo del ícono del Morelia, que con 21 años juega en el Moravia de la Segunda División tica tras formarse en el Heradiano.

Por su parte, el hijo de Pablo Lavallén, de nombre Federico, tuvo un chance en Atlas pero no llenó el ojo como delantero, más allá de que Brandon Palacios, hijo del “Chorrillano”, en enero firmó contrato con el Sporting Cristal de Perú, aunque hoy solo suma partidos en la banca, además de que el vástago del Matute Morales milita en las Fuerzas Básicas del Racing de Avellaneda.

Comments

comments