LIBERA A CORRUPTOS

Una pena ridícula fue otorgada a Javier Duarte de Ochoa, por el juez Marco Antonio Fuerte Tapia, mismo que liberó a Alejandro Gutiérrez por el desvío de 250 millones de pesos provenientes del erario del estado de Chihuahua para las campañas electorales del PRI.

Para el juez del Reclusorio Norte de la Ciudad de México, la Procuraduría General de la República (PGR) casualmente tampoco pudo acreditar la culpabilidad de este priista, pues fueron acusaciones basadas únicamente en testigos.

Fuente Tapia ha sido el encargado de liberar a corruptos como Alejandro Gutiérrez y Duarte de Ochoa, lo que sin duda quedará marcado en la historia de México y en la memoria de muchos ciudadanos veracruzanos que por este tipo de hechos pierden la confianza en las instituciones.

El gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez, en sus más recientes declaraciones dijo que se protegió a Javier Duarte, con una pena de 9 años, que tildó de ridícula y parte de un show mediático.

Marco Antonio Fuerte Tapia, el juez federal del Reclusorio Norte de la Ciudad de México que exoneró al exsecretario general adjunto del CEN del PRI, Alejandro Gutiérrez por el desvío de 250 millones de pesos proveniente del erario del estado de Chihuahua para las campañas electorales del PRI, es el mismo que dictó una sentencia ridícula a Javier Duarte.

Alejandro Gutiérrez volvió a convivir con su familia en libertad a penas después de 9 meses y 8 días después.

Al respecto, el Consejero Jurídico del gobierno de Chihuahua, Jorge Espinoza Cortés, dio a conocer que le parece sospechoso que haya sido el mismo juez en ambos casos de corrupción.

“Fuerte Tapia lleva a cabo el caso de Alejandro Gutiérrez, lo que lo hace sospechoso que habiendo tantos jueces en México sea el que sentencia en el mismo reclusorio Norte de la Ciudad de México a Javier Duarte, aquí lo único que vemos es la operación de la presidencia de la República para favorecer a este tipo de persona que no tienen vergüenza”, aseveró.

A pesar de que a Duarte se le dictó una pena de solo 9 años de prisión, la estancia del expriista en la cárcel podría disminuir hasta la mitad y salir libre bajo antes de este lapso, por la actuación del juez Fuerte Tapia.

Duarte lleva 1 año y 5 meses preso (17 meses), le faltarán 37 meses en la cárcel (3 años y 1 mes) para alcanzar la mitad de la condena, 54 meses, cuando eso ocurra, podría quedar libre bajo supervisión, según lo dictan las leyes.

La sentencia incluyó el decomiso de 41 propiedades a favor de la federación. Sin embargo, frente a la impunidad con que este tipo de casos regularmente termina, y ante el saqueo multimillonario que ejecutó Duarte como gobernador de Veracruz, la sentencia es absurda.

El periodista Javier Velázquez, señaló en su columna de la Crónica de Xalapa, que la rapiña duartiana está a punto de generar un colapso cardiaco social, pues hay coraje, indignación, encabronamiento y más, si se considera, por ejemplo, que el juez también le decomisó 22 parcelas ejidales compradas en Campeche a través de unas empresas fantasmas y con engaños a los campesinos y muchas otras propiedades.

El columnista califica que el gobierno de Duarte fue una orgía de corrupción jamás imaginada en la historia local ni tampoco en la historia nacional.

Alude que se entiende el trauma de Javier Duarte cuando a los 8 años de edad perdió a su padre en el temblor de 1985 de la Ciudad de México, incluso cuando con su señora madre y quizá sus hermanos se levantaban temprano para cocinar el pan que luego se iban a vender, de casa en casa, de tienda en tienda, (como él mismo lo revelara) en la ruta de Omealca a Tezonapa.

Incluso entiende que estudió becado en la Ciudad de México, “Pero igual, digamos, que a José Stalin quien perdiera a su padre de niño, un padre que, además, lo golpeaba, Duarte se fue por el camino del mal” agrega el columnista.

Las reacciones no se han hecho esperar y por ahora, ya existen peticiones ciudadanas para investigar al juez que liberó a estos 2 corruptos priistas.

Comments

comments