Les clavaron el diente

Cazones de Herrera, Ver.- El gobierno municipal, impuso cuotas exorbitantes a vendedores fijos y ambulantes, aprovechándose de la afluencia turística. Además, facilitó los permisos de instalación de negocios al titular de la CAEV para la venta de cerveza, afectando a palaperos.

De acuerdo a lo vertido por los comerciantes, a través de la dirección de Industria y Comercio, se exigieron hasta 600 pesos para vendedores de flotadores, mientras que ostioneros tuvieron que contribuir con 300 pesos aún sin registrar buenas ventas.

Acusaron que el ayuntamiento facilitó la instalación de un negocio -propiedad del titular de la CAEV- para la venta de cervezas, esto frente a palapas de Barra de Cazones, lo que mermó la venta de comerciantes locales.

De igual manera, se exigieron 2 mil pesos de pago para palaperos, quienes hasta el momento, se han negado a contribuir debido a que consideraron un abuso del Gobierno toda vez que no les ayudaron a la reparación de las palapas tras el incendio ocurrido en octubre del 2017.

La afluencia turística rebasó las metas, sin embargo, la derrama económica que se dio, no fue del todo bien para los comerciantes, pues afirmaron que, lejos de ayudarles, les quitaron lo poco que se ganan en esta temporada.

“Muchos traen comida y no consumen, los vendedores ambulantes apenas y sacan lo del día, realmente no es mucha ganancia y todavía vienen a cobrarnos como si de verdad nos fuéramos millonarios de aquí, debería de darles vergüenza porque muchos palaperos no tenían para reconstruir sus palapas y no fueron para apoyarles, ahora si vienen y cobran los sinvergüenzas”, dijo Alejandro Hernández, ostionero molesto por la exigencia al pago durante los pasados días.

Comments

comments