Le esperan 30 años de cárcel

Poza Rica, Ver.- A un año y cinco meses, la tarde de ayer se llevó a cabo la audiencia de juicio oral en contra de homicida del dueño de un deposito cervecero, luego de que este enfrentara a los delincuentes con un palo, pero no contaba con que los delincuentes iban armados. El homicidio ocurrió el mes de septiembre del año 2016.
El imputado identificado como Daniel Alberto Hernández Ríos, quién en compañía de otro sujeto que toda vía se encuentra prófugo de la justicia, atracó y asesinó a Enrique Márquez. Por los hechos sangrientos le espera al menos, una pena mínima de 30 años de cárcel.

Extraoficialmente se logró saber que el juez tiene cinco días para señalar la audiencia de individualización de sanciones y reparación del daño, ya que son varios los delitos que se le imputan, los cuales son: Portación ilegal de arma de fuego, asalto a mano armada y el de homicidio calificado del dueño del deposito. Además de que se le imputaron varios atracos a transeúntes en aquel año.

El atraco que terminó en asesinato

El crimen ocurrió el día 16 de septiembre del 2016, alrededor de las 18:20 horas de la tarde, sobre la carretera Poza Rica-Coatzintla, a la altura de la colonia 5 de Mayo de esta ciudad, justo a la altura de la compañía Tetsa.
Esa tarde, al deposito llegaron dos sujetos, quienes amagaron con un cuchillo al propietario Enrique Márquez, quién accedió a entregarles el dinero, producto de las ventas del día. Este al ver que podía enfrentarlos, se armó con un contundente palo y salió tras ellos, en el forcejeó tras alcanzar a uno de los ladrones, este de entre sus ropas sacó una pistola, la cual no dudó en usarla y le disparó en dos ocasiones, cayendo mal herido frente a su deposito.

Tras las detonaciones de arma de fuego, vecinos salieron de sus viviendas para saber lo que ocurría y aún lograron ver la acción de los delincuentes, sin pensarlo dos veces y casi a costa de su propia vida, los mismos enfrentaron y capturaron a uno de los ladrones, mientras el otro de aproximadamente 30 años de edad, logró huir. Algunas personas solo refirieron que tenía su domicilio en Coatzintla.

De inmediato, aquel día los vecinos solicitaron el apoyo de l Cruz Roja, cuyos paramédicos al llegar al sitio, solo confirmaron el deceso del propietario del deposito cervecero, a su lado yacía el arma con la que le fue quitada la vida, metros adelante fue hallado un reloj que marcaba cerca del cuarto de hora para las 19:00 horas del día del atraco que terminó en asesinato.
Al arribó de los elementos policiacos, el homicida fue entregado a ellos, quienes se encargaron de trasladarlo a las celdas preventivas y después ponerlo a disposición de la fiscalía en turno.
La familia se vio desmoronada el día del asesinato, y esperan que todo el peso de la ley recaiga sobre el imputado para que pase más de los 30 años tras las rejas.

Comments

comments