Las Tlahuelpuchis: Vampiros del México antiguo

Algunas décadas atrás, en Tlaxcala se le temía mucho a una criatura que gracias a Hollywood nos es familiar, el hombre-vampiro, solo que en este caso, casi siempre se trata de una mujer vampira a la que se le conoce como La Tlahuelpuchi. Se dice que las tlahuelpuchis son aquellas mujeres que chupan la sangre a los bebés. Estos individuos tienen el poder sobrenatural de transformarse en animales, principalmente en aves y, dentro de esta especie, el guajolote es el más común. Entre las características que los tlaxcaltecas le han dado a la tlahuelpuchi vampira es que éstas se convierten a la primera menstruación de la joven y de ahí en adelante tendrá la necesidad de chupar sangre de dos a cuatro veces al mes; la única manera de hacer que no haga daño es matándola.

Las tlahuelpuchis no pueden transformarse en animales en presencia de la gente normal, para ello la hipnotizan o se retiran a donde no puedan ser vistas. El rito que realizan para adquirir este don de transformación, según se cuenta, se hace el último sábado de cada mes, después de la media noche.

Para lograr la transformación, se dice que La Tlahuelpuchi vampira tiene un rito
“En la cocina de sus casas, las tlahuelpuchis hacen fuego con madera de capulín, copal, raíces de agave y hojas secas de zoapatl; cuando el fuego está ardiendo, la mujer camina sobre el tlecuil tres veces de norte a sur y de este a oeste; después se sienta sobre el fuego mirando al norte y sus piernas y pies se separan del resto del cuerpo. Toda ella es transformada en perro y coloca las piernas y sus pies sobre el tlecuil en forma de cruz. Otro de los rasgos que distinguen a estas macabras criaturas o personas, es la luminosidad por la que se hacen acompañar, como si una bola de fuego rodara con ellas, además de un tenue olor a sangre. La creencia es que el deseo de las Tlahuelpuchis por chupar sangre aumenta con el tiempo frío y lluvioso. Los bebés que prefieren estas mujeres tienen entre tres y diez meses de edad, pues se cree que es la sangre de mejor gusto y la más fortificante.

Las Tlahuelpuchis
La mayoría de las chupadas ocurren entre la media noche y las cuatro de la mañana. En ese horario se dice que las tlahuelpuchis merodean en busca de víctimas; al acercarse a las casas se convierten en guajolote o en insecto y el siguiente paso es hipnotizar a los habitantes de la casa con su vaho. Una vez que todos duermen, La Tlahuelpuchi vampira vuelve adquirir su forma humana, chupa al niño y sale de la casa dejando la puerta entreabierta. Pero como todo fenómeno, “la chupada de la bruja” como también se le conoce cuando la Tlahuelpuchi vampira hace de las suyas, también tiene su antídoto entre los habitantes de la Tlaxcala rural.

Métodos para proteger a los bebés
Los métodos que se utilizan para proteger a los bebés son un pedazo de metal brillante, un cuchillo o una caja de agujas o alfileres debajo de la cuna o cerca del petate donde duerme la probable víctima; unas tijeras abiertas, una cruz hecha con monedas en la cabecera de la cuna, un espejo o una cubeta de agua cerca de la puerta o donde duerme el niño; pero lo más efectivo, según creencias, son dientes de ajo envueltos en una tortilla y colocados en el pecho del bebé o varios pedazos de cebolla regados. Aunque con ese remedio, no solo los vampiros saldrían volando.

Tuul

Comments

comments