Las Rastreadoras de El Fuerte hallan restos de cuatro personas al norte de Sinaloa en menos de una semana

Tres jornadas de búsqueda. Menos de una semana. Y Las Rastreadoras de El Fuerte dieron con los restos de cuatro personas en distintos puntos del norte de Sinaloa, con lo que llegan a 127 “tesoros” descubiertos desde que se decidieron a buscar por sí mismas a sus hijos o familiares desaparecidos, hace cuatro años.

Mirna Nereida Medina Quiñónez, líder fundadora del colectivo, relató que fueron días pesados.

El lunes 21 de mayo se realizó la primera exploración en la comunidad de La Noria, junto a Sinaloa de Leyva. Hasta el predio enmontado, las mujeres llegaron armadas con palas y con la cara cubierta contra el sol, y allí escarbaron para encontrar los huesos de un hombre que, al parecer, tenía varios años enterrado sin que nadie supiera de su destino.

Después vinieron dos exploraciones en el municipio de Ahome, el miércoles, tras la llamada de un informante anónimo, acudieron a la localidad de La Bolsa de Tosalibampo 1, donde detectaron una fosa clandestina que contenía los restos de un hombre y una mujer.

El viernes, para completar una ajetreada semana, en la playa La Robalera rumbo a la comunidad de La Higuera de Zaragoza, descubrieron los huesos de una persona con una condición particular en su dentadura denominada torus, que consiste en la formación de protuberancias nodulares dentro del paladar.

En este caso no se ha podido determinar el sexo de la víctima.

Mirna Medina pidió que si alguien busca a una persona con estas características se dirija de inmediato a la Vicefiscalía de la zona norte para que le den más información.

De igual forma, comentó que muchas familias se han acercado a preguntar por los cuerpos encontrados, con la esperanza o el temor de que se trate de sus seres queridos.

“Se han acercado mucho, ahora que fuimos para Guasave, porque allá sólo vamos esporádicamente, se nos acercaron más de quince familias por esa osamenta (la de Sinaloa de Leyva), pero como ellos hay muchísima gente que no ha hecho ni la denuncia”, expresó.

Mirna, quien se convirtió en buscadora luego de perder a su propio hijo el 14 de julio de 2014, exhortó a las personas que se encuentren en esta situación a que interpongan la denuncia penal y a realizar los estudios de genética que faciliten la búsqueda. Para ello, recordó, la Fiscalía General del Estado (FGE) de Sinaloa cuenta con un laboratorio especializado, cuyos servicios son gratuitos. Además, la labor de Las Rastreadoras tampoco representa un costo para las familias.

SE ADJUDICA FISCALÍA EL LOGRO

Mirna Nereida Medina Quiñónez señaló que la policía investigadora rara vez ayuda en las exploraciones.

En la excursión del miércoles, les pidieron apoyo al considerar que era un lugar peligroso. Así que acudieron agentes adscritos a la Unidad de Personas Desaparecidas, zona norte.

Aunque se trató de una búsqueda gestionada por Las Rastreadoras, quienes contaban con la ubicación de las fosas, la Fiscalía General de Sinaloa anunció el hallazgo como un logro propio en el que fueron “acompañados” del grupo de mujeres. Así lo publicaron en su página de Facebook.

Mirna pidió a la Fiscalía que de verdad busquen a los desaparecidos, que por lo menos vayan a los lugares donde se sospecha que podrían estar, por lo menos para ver que sí los están buscando.

UN PANTEÓN CLANDESTINO

Las Bolsas de Tosalibampo es una ranchería que pertenece a Ahome. Para Las Rastreadoras, es un panteón clandestino. Y esto porque no es la primera vez que hallan cadáveres en esa zona. En dos años van cerca de veinte. Piden a la Fiscalía implementar una pesquisa exhaustiva en este sitio, ya que puede haber más personas sepultadas.

Los grupos de búsqueda estiman que en Sinaloa hay más de tres mil personas desaparecidas.

“Hace dos años, por la parte de atrás del rancho encontramos cuatro cuerpos, allí se pueden ver las cruces”, indicó la activista.

Y continuó: “Hacia cinco kilómetros ahí mismo encontramos cuatro, y luego a tres kilómetros más, encontramos nueve, luego encontramos uno y otro…”.

“Es un paraje donde cualquiera puede llegar y enterrar a una persona sin que nadie le diga nada, como lo han estado haciendo con nuestros desaparecidos”, lamentó.

SINEMBARGO

Comments

comments