Las plazas en el Ayuntamiento de Álamo ni se venden ni se heredan.

Con el propósito de deslindarse de cualquier responsabilidad eventual, el Gobierno Municipal advirtió que no reconocerá los tratos realizados entre empleados sindicalizados y personas que deseen comprar alguna plaza laboral en el Ayuntamiento.

Además, dijo el síndico único Erasmo Monroy Gutiérrez, si alguien ingresa a la plantilla de base tendrá que comenzar ganando el sueldo mínimo, no el sueldo del trabajador que le haya vendido o dejado su plaza.

Comments

comments

Acceso a La Opinión Digital


Recuperar contraseña