La leyenda del Xoloitzcuintle

La leyenda cuenta que el Dios xòlotl iso al xoloitzcuintle de una astilla de hueso de la vida, de la que toda la vida fue creada, para dárselo como obsequio al hombre, el Dios le explicó que en vida tenía que cuidar bien de este perro.

Ya que el día que su dueño muriera, xoloitzcuintle se encargaría de guiar el alma a través del Mictlàn o lugar de Muertos náhuatl.

sin embargo la tradición mexica apuntaban que debía ser. completamente negro, Porque si presentaba manchas en su cuerpo esto decía que ya había servido al alma de otro difunto, además para el pueblo mexica, él xoloitzcuintle tenía la capacidad de alejar y proteger a los hogares de espíritus malignos, pero como todo para ellos era dualidad también representaba un lado maligno, sea que se intensificaba con la enfermedad y deformidades físicas.

PERROS CURANDEROS …

En la medicina Azteca se acostumbraba a presionar la piel xolo sobre alguna zona con dolor para que desapareciera, esto lo hacían excelente curanderos de malestares de cabeza musculares, asma,reumatismo, insomnio e incluso malaria.

incluso antes de ser domesticados, él xoloitzcuintle se le apreciaba por las cualidades de su carne como alimento ya que era una importante Fuente de proteínas para los antiguos.

este canino mexica a corrido peligro desde la llegada de Los Conquistadores por su consumo indiscriminado. cómo lo mencionó él jesuita Francisco javier clavijero:

los españoles no encontraron nutritivo y de buen sabor y después de la conquista a falta de otra carne lo comieron hasta acabar con la especie” al mismo tiempo también se cree qué para acabar con los mitos religiosos y tradiciones vivas del pueblo mexica. A partir de la caída del Tenochtitlán y durante la época colonial casi no se tienen datos relevantes.

Sobre él xoloitzcuintle, quizás debido a que subsistieron en lugares apartados como las sierras de Colima, Jalisco Michoacán, Oaxaca y Guerrero; después de la Revolución Mexicana y con el auge del nacionalismo este canino se retoma como símbolo de la mexicaneidad.

Comments

comments