La leyenda de Yum Cimil | La Opinión de Poza Rica

La leyenda de Yum Cimil

Los nativos maya de la actualidad, habitantes de la Península de Yucatán, aseguran que Yum Cimil, Señor de la Muerte, da vueltas alrededor de las habitaciones de los enfermos para llevárselos.

Este tan temido señor fue el antiguo dios maya de la muerte, el Señor del Inframundo, que recibía el nombre de Ah Puch, también conocido como Ah Cimih, Kisin (el apestoso), y Hun Ahau.

Los mayas lo representaban como un esqueleto con rostro de jaguar o búho, de su cuerpo se podían ver las costillas y la columna vertebral sin carnes; es decir, sólo se apreciaban los huesos. Pero a veces su cuerpo estaba cubierto de carne, de una carne hinchada y llena de círculos negros causados por la descomposición.

Ah Puch se adornaba con cascabeles que se ponía en los cabellos, los antebrazos y las piernas, y en su pecho ostentaba un pectoral en forma de caracol.

Los cascabeles que usaba eran de muchos tamaños, desde chiquititos hasta grandes como naranjas, estaban hechos de cobre y oro. Ah Puch era un dios malo al que siempre acompañaban un perro, el pájaro Moan, y un tecolote.

Comments

comments