La hambruna de 1915 que casi acaba con la Ciudad de México

En 1915 la Ciudad de México enfrentó una severa carencia de alimentos. Hombres que se convirtieron en esqueletos andantes, mujeres que deambulaban con sus hijos hambrientos a cuestas y gente que se desplomaba a mitad de las calles por falta de nutrientes en sus organismos y en algunos casos por estar además enfermos de tifo.

El principio de toda esta carencia alimenticia fue la caída del gobierno de Victoriano Huerta, tras la derrota del enemigo común no solo se disputaban el control del país líderes regionales como Álvaro Obregón, Venustiano Carranza, Francisco Villa y Emiliano Zapata, sino también organizaciones de campesinos, mineros, vaqueros y ferrocarrileros, a este periodo se le llamó la guerra de facciones.

Algunos cortaban vías del ferrocarril para impedir la llegada de los trenes con provisiones y así debilitar a la facción que predominante en ese momento en la capital del país, otros más cerraban caminos de acceso, a esto se sumó el acaparamiento de las pocas provisiones que llegaban por parte de comerciantes quienes vendían esos pocos productos a precios inalcanzables.

Pero decir que el inicio de la carencia alimenticia en la Ciudad de México empezó con la caída de Huerta podría no ser del todo certera, la realidad es que los años de Revolución trajeron sus estragos en haciendas generadoras de diversos enseres alimenticios que fueron vaciadas y devastadas.

Durante este periodo muchos abandonaron el campo y fueron hacia la capital en busca de refugio, engrosando la población del Distrito Federal que para aquellos años era de 720 mil personas, aunque algunos creen que esa cifra es en realidad demasiado baja dado el alto número de mexicanos y tropas que llegaron a la capital.

Se llenaron bodegas con azúcar, bultos de chile, café, sal pero todo se acababa de inmediato, lo mismo pasaba en los comedores que estaban preparados para recibir a 500 personas, sin embargo llegaban más de mil, muchos no podían comer alimento alguno.

En octubre de 1915 los Estados Unidos de América reconocieron a la administración de Venustiano Carranza, él trató de ajustar su proyecto a las necesidades del país, pero el hambre continúo en la Ciudad de México por mucho tiempo más, los soldados seguían transportando soldados y no viveres, luego vinieron enfermedades gastrointestinales, tifo, viruela, fiebre amarilla y paludismo.

Se crearon lazaretos para albergar a los enfermos y mantenerlos aislados, a la capital del país le falta todavía un tramo largo para sobreponerse de todo aquello.

NLX

Comments

comments