La cuarta parte del agua se desperdicia en fugas

Mientras miles de usuarios se quejan por la falta de agua en sus viviendas, el Organismo Municipal Operador de la CAEV enfrenta una de las crisis más severas en su historia, la cual se agrava con los recortes presupuestales que tienen a la dependencia al borde del colapso financiero, y a miles de familias ante el riesgo de quedarse sin el líquido.

Por si esto fuera poco, Poza Rica se surte de agua a través de una red de distribución que tiene más de 45 años de antigüedad, la planta potabilizadora fue construida hace más de 48 años y tiene una capacidad para atender la demanda diaria de 85 mil usuarios, en una ciudad con más de 192 mil habitantes base y alrededor de 90 mil personas, quienes forman parte de la población flotante.

Además, cada usuario gasta un promedio de 300 litros diarios del líquido.

Con relación a esta problemática, el jefe de la oficina operadora de CAEV en esta ciudad, Edmundo Sosa López, sostuvo que en cierto modo los colonos son responsables por la falta de reparación de fugas, toda vez que “18 mil 116 usuarios registrados nos deben más de 50 millones de pesos por rezago en el pago de sus recibos de consumo. Con la mitad de ese dinero podríamos fácilmente reparar todas las fugas”, aseguró.

Por Ángel Scagno Castillo

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acceso a La Opinión Digital


Recuperar contraseña