La corrupción cobra víctimas, taxistas se apoderan de la ciudad

La corrupción de un mal gobierno cobra víctimas, pues durante la administración de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa se colocaron a miles de personas inexpertas atrás de un volante, en una entrega sin sentido de concesiones de taxis, solo con fines recaudatorios o electoreros, y ahora estos son de los principales autores de accidentes y delitos.

Los taxistas están involucrados en promedio en el 48.9 por ciento de los accidentes que ocurren en la ciudad, según estadísticas de la delegación de la Cruz Roja Mexicana de Poza Rica.

Esto deriva de que muchos sujetos sin preparación pueden conducir un taxi, por la falta de pruebas rigurosas de manejo, pero además de que no existen operativos adecuados por parte de Transporte Público, quien carece de recursos humanos y materiales.

La invasión de jurisdicción no ha podido ser detenida, persiste una anarquía solapada por los delegados de Transporte Público, quienes bajo el agua pactan acuerdos con los líderes de taxistas, quienes también han alimentado por años la corrupción con “mordidas” a discreción.

Los autos de alquiler se han apoderado de la ciudad, cobijados por las dádivas que entregan a deshonestas autoridades por continuar en circulación sin placas, con aliento alcohólico, bajo el consumo de drogas, con pésimas unidades y sin la menor cultura vial.

Muchos de los taxistas no respetan los cruces peatonales, manejan a exceso de velocidad, se cruzan semáforos en luz roja, hacen llamadas telefónicas mientras conducen y lo peor, se atreven a enviar textos, sin que nadie les ponga un alto a esta pésima manera de conducir.

Comments

comments