La ciudad bajo una nube tóxica

Tuxpan, Ver.- Una nube tóxica proveniente de las 3 chimeneas de la Termoeléctrica Adolfo López Mateos, cubrió durante horas la zona urbana de Tuxpan, provocando irritación de ojos  y garganta en la población, además de desencadenar crisis en pacientes asmáticos. Este fue el primer evento de inversión térmica grave y contingencia ambiental, en lo que va del verano.
El aire frío que aún permanecía en la atmósfera evitó que los contaminantes de la termoeléctrica ascendieran y se dispersaran con mayor eficiencia. Los vientos del noreste arrastraron hacia la zona urbana la nube de bióxido de azufre, óxidos de nitrógeno, ozono y partículas suspendidas (PM10).

Poco después del mediodía, la ciudad quedó bajo una espesa bruma que impedía la visibilidad a corta distancia. Desde la zona centro era imposible poder ver la colonia Jardines e incluso, Santiago de la Peña desapareció de la vista de todos.
La población creía que era neblina o algún fenómeno atmosférico derivado del paso del huracán Franklin, pero no era así, se trataba de peligrosos contaminantes que provenían del complejo termoeléctrico, ubicado a 10 kilómetros al noreste de la ciudad.

Alrededor de las 14:00 horas, las personas que estaban expuestas al “humo” empezaron a sentir irritación de garganta y ardor de ojos. Era claro que la bruma no era algo natural, sino un contaminante. No pasó mucho tiempo para que se confirmara que estaban bajo los efectos de la inversión térmica, con una peligrosa calidad del aire.
En un día normal, la mayor concentración de contaminantes de la Termoeléctrica se dispersa entre Tuxpan, Álamo, Cerro Azul, Cazones, Poza Rica, Tamiahua y Naranjos, pero, ayer, la nube se quedó sobre Tuxpan y el norte de Tihuatlán.

Ninguna autoridad ambiental local o federal instauró acciones por la contingencia, debido a que están de vacaciones.
El Instituto Nacional de Ecología y la Dirección de Investigación sobre la Calidad del Aire (SEMARNAT),  han establecido que, anualmente, los contaminantes de la Termoeléctrica Adolfo López Mateos son responsables de 34 casos de mortalidad, por exposición a las partículas primarias y secundarias.
“En términos económicos, la mortalidad de los 34 casos anuales representa un costo aproximado de 25.5 millones de dólares. Los costos más elevados justamente se deben a la mortalidad y a los casos de bronquitis crónica, que representa 7.5 millones de dólares al año.

En su informe “Evaluación del impacto de las emisiones de la Termoeléctrica de Tuxpan, en la calidad del aire de la región”, se documenta a detalle que los contaminantes que salen de sus chimeneas son responsables de 37,000 días de actividad restringida en niños, por enfermedad, tras una exposición crónica.
En el 2010, una juez federal condenó a la Termoeléctrica de Tuxpan y a la CFE a pagar 1,582 millones de pesos para remediar los daños ambientales ocasionados por esta planta. Sin embargo, la CFE ha interpuesto amparos para evitar pagar tal cantidad y mientras el tiempo transcurre, sigue contaminando y dañando la salud pública.

Comments

comments