La ciudad sagrada de Quetzalcoatl en México

Esta antigua capital prehispánica custodiada por el volcán Popocatépetl -en realidad dos ciudades, San Pedro y San Andrés- son la sede de la pirámide más grande de Mesoamérica, que casi con un millón de metros cúbicos, los expertos aseguran que es más grande que la de Giza.

Santuarios prehispánicos, arcos mudéjares, cúpulas barrocas, conventos-fortaleza y la inagotable creatividad nativa conviven en la explosión espiritual y artística de lo que hoy en día es Cholula.

En este pueblo mágico muy cercano a la Ciudad de Puebla destacan sus múltiples templos de época colonial -tantos, que se dice, hay uno por cada día del año-.

La magia de Cholula se vive y se disfrutan en sus tradiciones que están ancladas en dos mundos, el que trajeron los europeos y el que fundó el mismísimo Quetzalcoatl en ésta ciudad.

Cholula es la ciudad más antigua del continente, pues su fundación se remonta al 500 a.C.

En Cholula los toltecas construyeron un centro ceremonial alrededor de la plaza mayor y levantaron un templo dedicado a Quetzalcóatl, donde hoy tristemente se encuentra el convento Franciscano de San Gabriel y la Capilla Real.

Posee también la estructura piramidal más grande del mundo, pues su base mide 400 metros por lado, y 65 metros de altura. Ojo, no es la más alta, sino la que tiene mayor volumen.

Según la “Historia chichimeca”, Cholula fue habitada por los Olmeca-Xicalanca y gobernada por dos jefes: El Tlachiyach Tizacozque, señor relacionado con la tierra. El Aquiyach Amapane, señor relacionado con el agua. Fue hasta 1168 que grupos toltecas-chichimecas procedentes de Tula se establecieron en Cholula, imponiéndose a sus habitantes. Le dieron el nombre de Tollan Cholollan Tlachihualtepetl y retomó con fuerza su status de ser una ciudad dedicada a Quetzalcóatl. Era el centro de mayor peregrinaje de su tiempo, a la que se le llegó a comparar con la meca en Medio Oriente. Lo anterior debido a que Quetzalcóatl estaba directamente relacionado con la creación del hombre, así como también se sabía que lo había ayudado a desarrollarse gracias a sus enseñanzas. Por ello es que se le dedicó una ciudad completa a su culto.

En Cholula aún se lleva a cabo un ritual dedicado a Quetzalcóatl, el Festival del Equinoccio de Primavera de San Andrés Cholula. Se llevan a cabo danzas y rituales, se lee poesía y hay música en vivo durante una semana entera. También se ofrecen sesiones de temazcal gratuitas, muestras gastronómicas, consultas con médicos nativos que conservan sus conocimientos prehispánicos y muchas otras actividades.

Tollan Cholollan Tlachihualtepetl se traduce como “la ciudad de los que huyeron hacia donde se encuentra el cerro artificial”. Cholollan es el lugar donde se fundó la primera aldea del continente, cuya población fue aumentando paulatinamente, hasta que se convirtió en una ciudad rebosante de cultura y diversidad étnica.

Otros edificios que desaparecieron son las escuelas (como el calmecac, que era la escuela para nobles), y el Xiuh Cali o “casa de turquesa”, especial para el alojamiento del consejo de la ciudad y que fue reemplazado por el portal del Ayuntamiento.

Las sorpresas no terminan. En 1931, el ingeniero Ignacio Marquina inició la exploración de Cholula y se encontró con una red de túneles de ocho kilómetros de longitud, que van del norte al sur de la ciudad.

Los arqueólogos han afirmado que Cholula fue un importante centro urbano que contaba con las más diversas actividades económicas y sociales, rivalizando con Teotihuacan, pero manteniéndose vigente.

Dentro de los túneles, se encontró el mural que hoy llaman “El mural de los bebedores de pulque”, que muestra la tradición ancestral pulquera de la ciudad. Este mural es el más grande encontrado en México, con un área de 60 metros de largo por 2,50 metros de altura, y se localiza en el Edificio 3 del Conjunto de la Plaza de los Altares, en el lado sur de la zona. Se cree que tal vez contaba con una parte superior que se perdió con el tiempo. Los estudios arqueológicos han determinado que fue plasmado alrededor del 200 a.C. por los cholultecas.

Durante la invasión española, la cúspide de la gran pirámide fue profanada por el ejército de Cortés y, con el tiempo, le colocaron un templo católico en su lugar, dedicado hoy a la Virgen de los Remedios.

Se dice que Ce Acatl Topiltzin Quetzalcoatl vivió en Cholula después de vivir un tiempo con los mayas y, siendo Ce Acatl el profeta más importante del mundo prehispánico, eso vuelve a Cholula un ciudad sagrada, tanto como Jerusalén para los cristianos. Así que, ya lo sabes, al acudir a Cholula tienes que mostrar gran respeto por el pasado que la precede. No se trata únicamente de las ruinas de una ciudad cualquiera, sino de la ciudad de Quetzalcóatl.

Quetzalcoatl y Tezcatlipoca fueron las deidades mexicas responsables de la creación del mundo como lo conocemos para que fuera habitable por lo humanos. Estos dos hermanos, hijos de las deidades omnipresentes Ometeotl y Omecíhuatl que crearon el universo, les heredaron a sus hijos ser poseedores de la dualidad sagrada ya que cada uno representaba la vida, la luz, la bondad y el orden, mientras que el otro la muerte, oscuridad, maldad y destrucción. La misión de los guerreros era continuar el legado de sus padres y poner orden sobre el caos que reinaba en la tierra para que surgiera la vida y fuera el lugar donde surgiría el nuevo hombre, después de varios intentos fallidos de los demás dioses para crearlo. Esto lo lograrían al someter a la antigua deidad de Tlaltecuhtli, señora de la tierra, que reinaba con un apetito voraz de carne fresca que satisfacía con todo lo que entraba en sus fauces llenas de filosos dientes que también tenía en hombros, rodillas y otras articulaciones.Esta deidad se combinaba con otro monstruo, el gran caimán Cipactli, un enorme lagarto que habitaba en el océano primigenio, hambriento y sanguinario que devoraba todo con su cuerpo lleno de bocas.Es así como los gemelos guerreros bajan a la tierra con un plan, Tezcatlipoca se cortaría el pie para aventarlo al agua y el lagarto atraído por la sangre emergería para que pudieran combatirlo. Cuando Cipactli salió a la superficie los hermanos atraparon al monstruo extendiendo su cuerpo con el de Tlaltecutli para dar forma a la tierra. Sus ojos se convirtieron en lagunas y estanques; sus fosas nasales en las cuevas. El cabello rizado de la diosa se convirtió en árboles, flores y hierbas; su piel, en los prados; mientras que de la espalda del cocodrilo se formaron las montañas.El Cielo se creó con nueve partes de la cabeza de la bestia a las cuales llamaron Chicnauhtopa, “los nueve que están sobre nosotros”. En el Inframundo, quedaron otras nueve partes, a las que denominaron Chicnauhmictlan, “los nueve mundos de los muertos”, creados por la cola del cocodrilo sagrado.Asimismo con sus extremidades Quetzalcóatl y Tezcatlipoca crearon los cuatro puntos cardinales, custodiado cada uno por un Titán tlaloque, para que cielo y tierra jamás vuelvan a unirse. Ambas zonas se encontraban separadas por un tronco de árbol y el espacio de en medio habitaron los seres humanos, conocido como el Tlalticpac, rodeada del agua divina, Atéotl, en la mitad del cuerpo del Señor de la Tierra.Este fue un día tan importante para la cosmovisión mexica, inclusive al primer día del calendario lo nombraron Ce-Cipactli (uno lagarto). Además la primer pareja de humanos, Oxomóco y Cipactónal, inventaron la medición del tiempo y crearon el calendario en honor a Cipactli, a petición de Quetzalcóatl, que sería el primer mes de los veinte que lo conformaban, y llevaría el nombre del legendario lagarto. La leyenda dice que se podía escuchar el grito del monstruo en las noches sediento de sangre y corazones el cual solo podía ser calmado por medio de los sacrificios ofreciendo la carne y la sangre para calmar a a Tlaltecuhtli y que de esta manera siguiera dando los frutos necesarios para que la vida humana continuara, ya que las otras deidades decidieron que para compensar a la tierra todas las plantas que necesitará el hombre para vivir crecerían de ella.De esta manera una vez cumplida la misión, las deidades se congregaron en Teotihuacan para decidir cómo crear a la nueva humanidad.

Tuul

Comments

comments