La citricultura, en estado de alerta

La mortandad de miles de árboles en territorios de Cazones y Tihuatlán mantiene en la incertidumbre a los productores de este municipio, ante la posibilidad de que la causa de esos estragos sea el virus de la tristeza de la cítricos (VTC), admitió el presidente de la Junta Local de Sanidad Vegetal y secretario electo del Comité Estatal de Sanidad Vegetal, Ricardo Hernández Campos.

Apuntó que ante esta situación, el CESVVER realiza en aquellos lugares “trabajos para georreferenciar y cuantificar los árboles que han sufrido decaimiento y muerte, en su caso; por una situación que hasta el momento no ha sido determinada por el Centro Nacional de Referencia, para saber con exactitud, de qué estamos hablando”.

“Se especula que pudiera ser VTC o el propio HLB, lo cierto es que hay que reconocer que también en la zona hay condiciones que agroecológicamente lo permiten en estas fechas, con temperaturas de aproximadamente 40 grados, y sensaciones térmicas de hasta 50 y más grados centígrados, tenemos poblaciones importantes de plagas como lo es el pulgón café de los cítricos, que es el principal vector del virus tristeza de los cítricos”, precisó.

Y abundó: “Hasta hoy, lo más fuerte es que se pudiera considerar el VTC, sin embargo, hasta este momento los trabajos han sido para concientizar a la gente de lo que esto significa, de la seriedad con que debe tratarse el problema y desde luego hacer reuniones con todos los eslabones de la cadena productiva, para buscar en conjunto las alternativas de solución a esta problemática; incluidas la parte legal, técnica, el control del vector y toda la suma de actividades que pudieran en su momento…buscar cómo contrarrestar el efecto negativo de esa enfermedad”.

Mencionó que en ambos municipios “se habla de más de 40 mil plantas que presentan síntomas de decaimiento o muerte; en los ejidos de Acontitla, La Concepción y Tejamanil, en Tihuatlán, y en Cazones, en el Kilómetro 31 y El Marino, que son los ejidos denominados Zona Cero o donde se originó el problema desde hace varios meses”.

Empero, destacó: “Todo esto no es nada oficial, ya vinieron las autoridades fitosanitarias de la Dirección General de Sanidad Vegetal a hacer el muestreo para determinar si es o no VTC. Y si es VTC, cuál sería la variante que nos está atacando; si así fuera tendría que ser una bastante agresiva, al provocar en poco tiempo la muerte de los árboles”.

Añadió que “ya ha habido reuniones con asociaciones de citricultores de Tuxpan, Cazones y Tihuatlán, así como con juntas locales de Chicontepec, Tuxpan, Tihuatlán, Puerta de las Huastecas y Álamo, y hasta con la Asociación Nacional de Procesadores de Cítricos, donde el pronunciamiento generalizado es la disminución de los volúmenes de producción ocasionado por un patógeno del que hasta el momento no se ha determinado su naturaleza”.

Comments

comments