La ACNUR manifiesta alarma por el aumento del desplazamiento de refugiados en México

La Agencia de la ONU para Refugiados (ACNUR) manifestó alarma por el aumento del desplazamiento forzado de personas del norte de Centroamérica.

De acuerdo a sus cifras, a finales de 2017 se registraron más de 294 mil personas que solicitaron asilo y refugio procedentes de esta región centroamericana. Esto fue un 58% más que en 2016 y 16 veces más que a finales de 2011.

La gente huye en busca de protección internacional y entre ellos más niñas, niños y adolescentes que no acceden al reclutamiento forzado por parte de pandillas criminales así como de amenazas de muerte.

La gran mayoría de quienes huyen buscan protección en México, Belice y Estados Unidos y de manera creciente en Costa Rica y Panamá. Los más vulnerables mujeres o niños no acompañados o separados de sus familias.

Y a medida que estas personas cruzan las fronteras, se enfrentan a numerosos peligros, entre otros a grupos criminales, que a menudo deja a las mujeres en una situación vulnerable a la violencia sexual y explotación.

En el caso de México, de acuerdo a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), de 2013 a 2017se incrementaron las solicitudes de refugio de ciudadanos de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, incluyendo los niños no acompañados.

Así, se pasó de 972 personas del Triángulo Norte en el 2013 a 13 mil 997 el año pasado, que demandaron la condición de refugiados en México.

También, el Instituto Nacional de Migración (INM), capacita a las autoridades migratorias de Guatemala, El Salvador y Honduras, con el fin de adaptar buenas prácticas. Se toma como modelo la estrategia “Somos Mexicanos”.

Sobre este fenómeno de movilidad humana, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República, Angélica de la Peña (PRD), consideró que ante el aumento en el número de solicitudes de refugio de ciudadanos del Triángulo Norte, que huyen de la violencia, “el Estado de Derecho en todos nuestros países, tiene que restituirse en base a sus propios procesos internos”.

También se tiene que atender desde la perspectiva de género a las niñas que corren más peligros, que son presas de la trata con fines de explotación sexual.

Y los niños migrantes también son rehenes y los utilizan como sicarios o para explotación laboral.

A su vez, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, de la Cámara de Diputados, Víctor Manuel Giorgana (PRI), recordó que México está con una política de puertas abiertas para los demandantes de asilo.

Mientras más crisis se presentan en los países del Triángulo Norte e incluso Venezuela, aumentan de manera notable los niveles de solicitudes de refugio y México se convierte en lugar de destino.

Manifestó que lo que hace la Secretaría de Gobernación es un análisis puntual, riguroso para acreditar la calidad de los refugiados y sobre todo, evitar que cualquier solicitud pueda dar motivo para la llegada de gente que venga a generar inestabilidad.

Reconoció que la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), está más que rebasada en términos de poder atender de manera pronta y expedita todas las solicitudes.

“Pero México tiene una política de puertas abiertas. Mantiene su política tradicional de asilo, lo que sí es que se ha vuelto mucho más rigurosa y selectivas ante el cúmulo de solicitudes que recibe”, dijo el legislador poblano.

Admitió que México tiene capacidad para recibir más refugiados. “El país sí tiene condiciones para recibirlos. Y por supuesto, cumpliendo las disposiciones legales y sí son personas de bien.

DiarioDeXalapa

Comments

comments