Julio Iglesias pide que el juicio por la demanda de paternidad sea a puerta cerrada

Julio Iglesiasha contestado hoy a la demanda de paternidad presentada por Javier Sánchez Santos en el Juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia. Mientras el cantante se encuentra en plena gira celebrando su 50 aniversario en el mundo de la música, ha admitido que no le queda más remedio que hacer frente a la demanda de filiación que Sánchez presentó hace un año en Valencia, donde aportó los resultados de una prueba de ADN que demuestra que existe una coincidencia genética del 99,99 por ciento con Julio Iglesias.

En el escrito presentado por los abogados de Iglesias, el cantante vuelve a repetir los argumentos que ya esgrimió en su momento para que la demanda de paternidad no continuase adelante: insiste en la ilegalidad de la prueba (cuyas muestras de ADN consiguió un detective en Miami) y en que esta cuestión ya fue juzgada en los años 90. «Lo que Iglesias sostiene es que, como ya se celebró un juicio, esta cuestión ya está juzgada y no se puede volver a celebrar un juicio», comenta Fernando Osuna, abogado de Javier Sánchez a este periódico. Y añade: «Pero nosotros ya le dijimos al juez en la demanda que, esta vez, aportamos la prueba de ADN, algo que no se pudo aportar en los casos anteriores». En este sentido, el abogado cuenta con una ventaja: la filiación es un derecho constitucional que prevalece frente a la cosa juzgada. Después de admitir el cantante en el escrito que irá a juicio, Iglesias ha pedido al magistrado que el juicio se celebre a puerta cerrada. Dada su situación de personaje público, y al tratarse de un tema tan morboso, así el cantante evitaría la presencia de periodistas, de sus fans y todos los curiosos que quieran verle declarando en la sala de un juzgado. Aunque al tratarse de una audiencia pública, es muy difícil que el juicio se declare a puerta cerrada.

Lo que Iglesias no quiere, y así lo ha expresado al juzgado, es que su silencio y su supuesta negativa a realizarse la prueba de paternidad sea entendido por el juez como una evidencia de que sí es el padre de Javier Sánchez. Algo que ya ocurrió en 1992, cuando la bailarina Edite Santos, presentó una demanda de paternidad para demostrar que Javier Sánchez era hijo de Iglesias, fruto de las relaciones que habían mantenido en 1975 mientras trabajaban juntos en una sala de baile de Sant Feliu de Guíxols. El Juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia, el mismo que lleva el caso en la actualidad, pidió en dos ocasiones a Iglesias que se sometiera a una prueba de paternidad y él se negó. En el trámite del procedimiento, el juez no podía obligar al cantante a someterse al test de ADN y, ante la doble negativa de Iglesias, existían indicios de la paternidad de Iglesias. Todo esto, además de otros testimonios aportados por Edite, dieron la razón a la madre de Javier Sánchez. En recursos posteriores, los abogados de Iglesias alegaron «errores de forma» en la sentencia, lo que dio un giro al proceso.

ABC ESPECTÁCULOS
nlx

Comments

comments