Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, ‘youtuber’ por un día

Un popular youtuber suelto en la Casa de Nariño y un presidente dispuesto a burlarse de lo divino y lo humano en el ocaso de su Gobierno. La fórmula es explosiva. De la larga cadena de despedidas que ha hecho Juan Manuel Santos, la que publicó la noche del miércoles ha sido la más hilarante e inesperada. A menos de una semana de entregarle el poder al opositor Iván Duque, Santos aceptó todos los retos del columnista Daniel Samper Ospina, y los colombianos amanecieron este jueves viendo a su mandatario cantar, cocinar, maquillarse e incluso esconderse de un perro.

“La idea era tener un capítulo en el cual yo buscara a Santos para que ahora que pierde su trabajo, en lugar de seguir contaminando la política y enrareciendo el ambiente como lo suelen hacer los expresidentes colombianos, pasara al buen retiro y encontrara un nuevo oficio que sería el de ser youtuber”, relata Samper Ospina, convertido en humorista y, como él mismo se define, un youtuber de 43 años.

El resultado, promocionado bajo el lema #HolaSoyJuanMa, supera las 300.000 visitas en menos de un día y muestra una desconocida faceta del mandatario que ganó el premio Nobel de Paz gracias al acuerdo que selló con las FARC. A diferencia por ejemplo de Estados Unidos, donde Obama se hizo invitado frecuente de los talk shows y Donald Trump fue estrella de realities antes de llegar a la Casa Blanca, en Colombia son inusuales los momentos en que los mandatarios se permiten apariciones en clave de humor.

Santos, entre otras, acepta en el video de 15 minutos que cuando perdió el plebiscito sobre los acuerdos de paz no tenía plan B. Pero los mejores momentos vienen con una serie de retos que incluyen dardos al expresidente Álvaro Uribe, el más feroz opositor de la negociación con la exguerrilla que dividió por mitades a la sociedad. En el segmento de los “tres huevitos”, los que se usaron salieron de la cocina presidencial, pues a Samper Ospina se le rompieron los que llevaba. También hay burlas, entre otros, al venezolano Nicolás Maduro, otro de los adversarios de Santos.

El artífice del encuentro fue Esteban Santos, el hijo del presidente, de 25 años, que en los créditos aparece jocosamente como “productor ejecutivo”. Samper Ospina escribió el guion, se lo mandó y lo citaron un domingo al final de la tarde en la Casa de Nariño, donde grabaron durante una hora y media con un celular, sin luces, maquillaje ni ningún otro artificio. “Santos estaba muy desenfadado, mamagallista y se prestó para absolutamente todo lo que habíamos quedado en hacer”, relata el youtuber de 43 usando el popular colombianismo. “Jamás puso un pero, casi había que atajarlo y el resultado se nota. Esa es la diferencia entre internet y la televisión. Internet es muy auténtico, nada es fingido, y entonces el desparpajo real que uno alcanza a notar ahí es el que se vivió en el momento”.

Hace un par de años, cuando el chileno German Garmendia hizo colapsar la Feria del Libro de Bogotá, a Samper Ospina, que ya para entonces dedicaba buena parte de su tiempo al humor político desde su columna en la revista Semana, se le ocurrió convertirse en un youtuber cuarentón. “Entendí que ese es el formato de nuestro tiempo, el video artesanal de bajo costo de internet”, relata a EL PAÍS. “He tratado de que el canal tenga como eje narrativo las vivencias de una persona que a los 40 años trata de volverse youtuber e imita torpemente a los youtubers, con lo cual he podido hacer reflexiones en clave de humor sobre mi edad pero sobre todo desarrollar un ejercicio de sátira política”.

Desde entonces, por su canal #HolaSoyDanny han desfilado todo tipo de personajes dispuestos a quitarse el ropaje solemne de la política y burlarse de sus mayores defectos. En plena campaña presidencial, el exnegociador de paz Humberto de La Calle aspiró helio, el exalcalde de Medellín Sergio Fajardo comió picante para mostrar que estaba lejos de la tibieza que le achacan y el exvicepresidente Germán Vargas Lleras se dejó pegar un coscorrón como el que le propinó a uno de sus escoltas. En mayo, Samper Ospina incluso convocó a sus colegas youtubers, evidentemente, más jóvenes, para un comentado debate con algunos candidatos. A pesar de su discurso favorable al emprendimiento y las industrias creativas, Duque, el más conservador de los aspirantes y a la postre ganador de los comicios, declinó la invitación, aunque en sus tiempos de senador llegó a aparecer en uno de los videos.

Pero una cosa son los políticos en busca de votos y otra un mandatario en ejercicio. “Sin duda alguna la dignidad más alta que se ha prestado para salir payaseando en el canal ha sido la presidencial que encarna Santos, y fue particularmente audaz en ese sentido”, valora Samper Ospina. Destaca que es muy saludable en una democracia la capacidad de burlarse de sí mismo, algo de lo que los autócratas son incapaces, pues “ayuda a bajarle el tono a cualquier discusión, a ponerla en una perspectiva distinta y a entender que el humor también puede ser un antídoto contra toda esta rabia que se está viviendo en Colombia en estos momentos”.

El País

Comments

comments