José Luis Enciso se adentra al universo del futbol y la inseguridad social

Compartir en:

«Un espaldarazo ante las dudas que uno tiene como escritor”. Esto es lo que representa para José Luis Enciso (1976) el Premio Nacional de Cuento Beatriz Espejo 2018, que obtuvo ayer por el relato Lo que pasa por la mente de un tirador, en el que se adentra al universo del futbol y toca el tema de la inseguridad social.

Me viene muy bien. Me reactiva. Dejé mi actividad central en el Fondo de Cultura Económica en octubre pasado para darle más tiempo a la creación, para ajustar cosas de la escritura. Esto indica que voy en el camino correcto”, comenta Enciso en entrevista sobre el galardón dotado con 50 mil pesos que recibirá el próximo 17 de enero, durante el Mérida Fest.

Convocado por el gobierno de Yucatán, el ayuntamiento de Mérida y la Secretaría de Cultura federal desde 2001, el premio busca motivar la creación de este género. “Me considero un narrador, pero me siento más cómodo en el relato”, confiesa Enciso, quien participó bajo el seudónimo X Nagrien.

El jurado calificador, integrado por Carlo Farfán, Beatriz Espejo y Víctor Garduño, eligió el trabajo de Enciso como ganador por “la pulcritud de su lenguaje, el contexto social que refleja y la amplitud de recursos que maneja para consolidarse como cuento”.

El maestro en Comunicación egresado de la UNAM explica que en el relato teje la historia de un grupo de niños, que vive “en un pueblo indefinido de México”; esos chicos enfrentan una situación difícil, tanto en el equipo al que pertenecen como en su municipio. “Tienen solamente dos opciones: ser estrellas de futbol o integrarse al narcotráfico”, dice.

Señala que Lo que pasa por la mente de un tirador pertenece a una vieja colección que ha sido galardonada desde 2005, cuando Los condenaditos se alzó con el
Premio de Cuentos Max Aub en su edición XIX.

El promotor cultural añade que también fueron reconocidos en España sus relatos Un mejor cielo, que en 2009 recibió el Premio del Certamen Internacional de Narrativa Breve Canal Literatura; y El milagroso regreso, que en 2012 obtuvo el primer premio del XXVIII Concurso de Relatos Ciudad de Zaragoza.

El autor de El amor antes y después del final del mundo aclara que este es el primer reconocimiento que recibe en México, por lo que se siente más satisfecho.

Ayer, en conferencia de prensa en la capital yucateca, donde se anunció al ganador, Víctor Garduño expresó que el panorama de la narrativa que vislumbraron las propuestas que participaron fue “de gran calidad literaria”; y detalló que los temas más recurrentes fueron los que abordaron problemáticas sociales, como la violencia y el deporte.

Se informó que se otorgaron tres menciones de honor, que corresponden a Trucos de bolsillo, registrado bajo el seudónimo de Kassam Conejo, del morelense Luis Efraín Blanco; Ricky Randy Johnson, del yucateco Alonso Humberto Marín (Carson), y El pez más chico, de la jalisciense Adriana Ayala (cuyo seudónimo es Eduardo Vals).

En la edición pasada del premio Beatriz Espejo ganó el escritor Federico Vite.

EXCELSIOR

error: Content is protected !!