“Jamás tuve la intención de terminar con la vida de mi amor”

Argentina.- Franco Rodrigo, un periodista argentino, fue condenado a cadena perpetua por haber causado la muerte de su novia y su hijo con agua bendita.

El joven llegó con la mujer y le dijo que le llevaba agua bendita, la madre se la dio de beber a su hijo, quien comenzó a convulsionar, ella intentó reanimarlo y también perdió la vida.

Franco fue condenado bajo el cargo de homicidio simple en grado de tentativa y por ello, estará en prisión en resto de sus días.

Madre e hijo se encontraban en la casa de la familia de la mujer cuando Franco los visitó. El hombre le dió de beber al niño agua que aseguraba era bendita; sin embargo, la bebida contenía cianuro y causó la muerte del niño. La madre intentó reanimar al niño con respiración boca a boca, pero el contacto con el cianuro causó también su fallecimiento.

El padre de la joven dijo a Crónica “finalmente se hizo justicia” y detalló que Franco había acusado de los hechos a su hija.

Durante el juicio se determinó que la finalidad de Franco era asesinar al pequeño producto de la relación de su novia con su pareja anterior.

Jamás tuve la intención de terminar con la vida de Alejandra, el amor de mi vida, ni de su hijo, dijo el periodista durante el juicio.

Debate

Comments

comments