Israel se consagra como “Estado nación judío” y desata protesta

El Parlamento israelí —Knesset— ha aprobado la madrugada del jueves la controvertida Ley del Estado-Nación, que define oficialmente Israel como el “Estado Nación del pueblo judío”, reserva el derecho a la autodeterminación a este colectivo y establece que el hebreo sea la única lengua oficial. Un proyecto abanderado por la coalición de Gobierno del primer ministro, Benjamín Netanyahu, que tras aprobar el texto —con 62 diputados a favor y 55 en contra— aseguró que se trata de “un momento fundamental en la historia del sionismo”, porque “establece por ley el principio básico de nuestra existencia“. Los diputados de la Lista Conjunta Árabe abandonaron el plenario al grito de “apartheid” y uno de ellos, el palestino con nacionalidad israelí Ayman Odeh, enarboló una bandera negra para simbolizar “la muerte” de la democracia.

La ley, tras pasar la semana pasada la primera lectura en la Cámara, fue objeto de un intenso debate en los últimos días para modificarla y lograr que saliera adelante. Fuentes consultadas en la Knesset aseguran que Netanyahu sacrificó la ley de subrogación —que iba a permitir a los hombres en Israel tener hijos por ese método— a cambio del apoyo a la conocida como ley de nacionalidad por parte de los partidos religiosos judíos.

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, el Fiscal General Avichai Mandelblit y los abogados del Parlamento habían recomendado modificar el texto y buscar alternativas a la exclusión categórica de ciudadanos propuesta inicialmente y que abría la puerta al rechazo de individuos por su condición social, raza, religión, sexo o cualquier otra característica. La cláusula 7b, que permitía la creación de “comunidades separadas” y fue criticada por Rivlin por considerarla “discriminatoria”, fue sustituida por otra redacción que reconoce que “el Estado considera el desarrollo del establecimiento de los judíos como un valor nacional y actuará para alentar y promover su establecimiento y su consolidación”.

Además de recoger en sus principios básicos que “el Estado de Israel es el hogar nacional del pueblo judío”, el texto reconoce el derecho de autodeterminación, pero sólo de una parte de la población. “El derecho a ejercer la autodeterminación nacional en el Estado de Israel es exclusivo del pueblo judío”, reza la nueva ley.

El nuevo texto fue aprobado por la mínima —ocho votos a favor y siete en contra— en la comisión parlamentaria encargada de preparar el borrador para su aprobación definitiva. Esta polémica ley, además, no será una más del ordenamiento jurídico israelí, sino pasará a formar parte de las llamadas leyes básicas, las que rigen el sistema legal a modo de Constitución —que Israel no tiene— y que son más difíciles de derogar una vez aprobadas, modificables solo por otra norma del mismo rango. Con esta nueva ley, ya son 12 las leyes básicas del Estado hebreo.

Algunos de los parlamentarios contrarios a su aprobación inciden en que en el texto no se mencionan ni la palabra democracia, ni la palabra igualdad, y que además la norma discrimina a las minorías no judías de Israel. Entre ellas, el casi 20% de población árabe que tiene el país. “Es un crimen de odio contra las minorías y contra la democracia. Esto es una etnocracia. Que se considere un valor nacional que los judíos se establezcan en esta tierra significa que seguirán demoliendo casas árabes y que no desarrollarán nuestras infraestructuras”, ha asegurado a EL PAÍS Ahmad Tibi, diputado árabe de la Knesset.

Quienes están en contra consideran la ley discriminatoria no sólo por arrogar el derecho de autodeterminación solamente a los judíos, sino porque también reconoce el hebreo como la única lengua oficial del país y el árabe a un segundo plano al dejar de considerarlo lengua cooficial del Estado y concederle un “estatus especial”, aún por desarrollar en una legislación posterior.

En otro punto, la ley recoge que la capital de Israel es “Jerusalén completa y unida”, algo que contradice los acuerdos firmados hasta ahora con la Autoridad Nacional Palestina en los que se contempla que el estatus de la ciudad será acordado por las partes en negociaciones futuras. “Oficialmente legaliza el apartheid y define legalmente a Israel como un sistema de apartheid”, dijo en un comunicado Saeb Erekat, el jefe del equipo negociador palestino.

El texto reconoce también como símbolos del Estado la bandera blanca con dos franjas azules cerca de los bordes y la estrella de David azul en el centro; el escudo o emblema, la ua menorá (candelabro judío) de siete brazos con hojas de olivo en ambos lados y la palabra Israel debajo, y el himno, Hatikváh (adaptado de un poema judío, sobre el retorno del pueblo a Israel).

Tras la primera lectura en el Parlamento, miles de ciudadanos —entre 3.500 y 5.000, según la fuente— se manifestaron en Tel Aviv contra una ley que, desde que fue propuesta en 2011 por el diputado Avi Dichter, no ha dejado de causar críticas.

El País

Comments

comments