Inseguridad en el llano papanteco

Unos 200 habitantes de diversas localidades mantienen tomados los accesos a comunidades ubicadas en los límites del estado de Veracruz con Puebla. La base del movimiento se concentra en Insurgentes Socialistas, donde se han conformado autodefensas, sus integrantes aseguran no estar armados, pero sí están cubiertos del rostro y han adoptado una actitud hostil.

Aseguran haber llegado a esta situación debido a que las autoridades se han visto rebasadas por la delincuencia y en algunos casos, aseguran que los propios uniformados están coludidos con los grupos criminales que mantienen asolada la región, razón por la cual se organizaron y decidieron suspender las clases y sus labores en el campo.

La región es eminentemente citrícola, los habitantes de esas comunidades se dedican a la producción de limón y eso les ha permitido tener crecimiento económico al desarrollar cosechas con calidad de exportación, situación que aprovecharon grupos criminales para realizar extorsiones y secuestros.

“Estamos hartos de la inseguridad que se vive en Pabanco, Insurgentes Socialistas, 20 de Noviembre, Valsequillo, Joloapan, Puxtla, Martinica, Tres Naciones, Plan de Limón, entre muchas otras que colindan con el estado de Puebla, ya no soportamos la impunidad con la que se manejan los delincuentes desde hace cuatro años”, dijo un habitante de esa región, que lidera el movimiento.

El entrevistado señala que elementos de la Policía Estatal, vestidos de civil, aprovechando sus armas de cargo, acuden a realizar una serie de delitos. “En nuestro pueblo tienen halcones, reclutan a nuestros jóvenes, los involucran en la delincuencia organizada, razón por la que no confiamos en la Policía Municipal, Estatal, ni Militar y mucho menos la Fuerza Civil, queremos que venga la Secretaría de Marina”, señaló.

Ataviado con gorra y un paliacate que le cubre el rostro, el líder del movimiento señala que su exigencia es la instalación de una base permanente de la Marina Armada de México, que permita reestablecer el orden en las comunidades, garantizando la seguridad para que los jóvenes puedan volver a sus instituciones educativas.

“Cerramos las escuelas en todos los niveles, por tiempo indefinido, porque corren el peligro de ser secuestrados, ya sea dentro de la escuela o afuera. No vamos a retirarnos de aquí, hasta que llegue la Secretaría de Marina, solo en ella confiamos”, destacó el poblador, quien asegura ser campesino y dedicarse a la producción de cítricos.

Autoexilio
Luego de haber sufrido asaltos y extorsiones, muchas familias dejaron abandonadas sus casas y ranchos, los golpearon, los amarraron, los amenazaron de muerte. De acuerdo a la versión de los quejosos, los hechos se registraron de noche, pero al paso del tiempo, a los delincuentes ya no les importaba actuar a plena luz del día.

Dispuestos a morir
Muy a pesar de ser un hombre de la tercera edad, uno de los integrantes de la autodefensa, señaló estar dispuesto a permanecer en la lucha, sin importar lo que pase. “No nos vamos a mover, no le tenemos miedo a los delincuentes, si es necesario, habremos de morir con honor, defendiendo a nuestro pueblo, pero no vamos a seguir trabajando para esa bola de rateros”, afirmó.

Comments

comments