INAH recibe en donación predio para construir el Museo Virtual de Arte Rupestre, en Los Cabos, BCS

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y el Fideicomiso Puerto Los Cabos-Fonatur firmaron un convenio que formaliza las cláusulas de donación del predio donde se construirá el Museo Virtual de Arte Rupestre, en Los Cabos, Baja California Sur, que vendrá a ser el primero en su tipo en el país.

El convenio fue signado por el director general del INAH, Diego Prieto Hernández; el apoderado legal del Fideicomiso, Alberto Villada Camerino, y como testigo de honor, el gobernador constitucional de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis.

El predio transferido al INAH, en título gratuito, tiene una superficie de 00-67-95.54 hectáreas, pertenecientes a la Subdelegación de La Playa, municipio de Los Cabos. Se ubica junto al Parque Botánico de Wirikuta, donde se cultivan más de un millón de plantas desérticas de más de mil especies, que se complementan con un jardín escultórico donde obras de José Luis Cuevas, Manuel Felguérez, Leonora Carrington y Gabriel Macotela conviven con la vegetación.

La donación del predio se realiza con el único propósito de que ahí, el INAH construya el Museo Virtual de Arte Rupestre. El espacio museográfico se concibió bajo la idea de hacer accesibles las monumentales pinturas plasmadas en los abrigos rocosos de la Sierra de San Francisco, de difícil acceso por lo escarpado del entorno, donde hay que viajar cinco horas a lomo de mula e intensas caminatas para llegar a los paneles y donde también se controla la carga de visitantes para mantener el buen estado de las obras que datan de por lo menos 7500 años.

No será un museo tradicional, se piensa en reproducciones en imágenes virtuales y réplicas de los murales para que el público vea físicamente los materiales. Pero el reto será transmitir la emoción y dar cuenta del significado de este patrimonio; lograr que la gente quede envuelta en la pintura.

El antropólogo Diego Prieto destacó el trabajo permanente que el INAH realiza en las áreas de investigación, conservación y difusión con el patrimonio constituido por expresiones rupestres, el cual se desarrolla en todo el país donde existen estas manifestaciones que abarcan un espacio de tiempo muy amplio, desde hace 8000 años, y que este museo por construirse podrá reflejar.

Asimismo, dijo que, sin duda, Baja California Sur sobresale por el arte rupestre que se encuentra en sus sierras, como la de Guadalupe y principalmente la de San Francisco, donde están plasmadas las obras del estilo Gran Mural, que en 1993 fueron inscritas en la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO y que en diciembre próximo cumplirán 25 años con tal reconocimiento.

Por ello, adelantó Diego Prieto, el instituto, a través del Centro INAH Baja California Sur —que dirige la arqueóloga María de la Luz Gutiérrez Martínez, especialista en arte rupestre— prepara el Simposio Internacional “El discurso de las rocas. Expresión ancestral del pensamiento humano”, que conmemorará la fecha de la inscripción y dará constancia del interés que tiene el INAH en el patrimonio peninsular.

El gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, testigo de honor, también destacó la inmensa riqueza de la entidad en pintura rupestre, plasmada en recónditas cuevas y abrigos, rodeados de lugares maravillosos de la naturaleza, seguramente con muchos sitios aún por descubrir.

En ese sentido, señaló que una de las intenciones de su administración es mostrar la pródiga naturaleza de los sudcalifornianos más allá del sol y la playa, aunque el estado representa ya el destino más repetido de todo el país, es decir a donde más regresa el turismo, en la parte sur; el arte rupestre da la oportunidad de explorar alternativas hacia el norte de la entidad.

Acompañaron al director general del INAH en la reunión, los coordinadores nacionales de Centros INAH, José María Muñoz Bonilla; de Museos y Exposiciones, José Enrique Ortiz Lanz; y de Asuntos Jurídicos, María del Socorro Villarreal.

INAH

Comments

comments