Hundidos por la corrupción

Nunca antes en la historia de Veracruz se había generado una crisis generalizada que pusiera en riesgo la estabilidad financiera, política y social del estado, circunstancia que obliga a las autoridades de los 3 niveles de gobierno a redoblar esfuerzos para establecer un compromiso real con los ciudadanos, que están hartos de tanta corrupción, indolencia y nulos resultados de una casta de políticos sin escrúpulos que no han llegado al poder a servir a su pueblo, sino a servirse de él.
Un ejemplo palpable de esta forma irresponsable de hacer política es el caudal de malos manejos que han prevalecido en el agónico sexenio encabezado por el gobernador con licencia Javier Duarte de Ochoa -y actual prófugo de la justicia-, quien dejó al estado prácticamente en quiebra tras perpetrar lo que la Auditoría Superior (ASF) califica ya como el mayor desvío de recursos detectado en la historia del país con un desfalco que asciende a 35 mil millones de pesos en Veracruz.
Como bien lo dijo ayer la Rectora de la Universidad Veracruzana, Sara Ladrón de Guevara, nunca antes habíamos tenido en Veracruz tres gobernadores al mismo tiempo: un gobernador con licencia que esta prófugo, un gobernador interino y un gobernador electo.
Y efectivamente, tal y como lo expresó la Rectora de la Máxima Casa de Estudios, nunca antes se había dado una transición de gobierno en un escenario tan complejo en el que ya no se habla de un cambio de administración, sino de la necesidad de rescatar al estado del desastre en que se encuentra actualmente y que está marcado por una grave crisis económica y de ingobernabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *